10 consejos para vivir mejor y disfrutar de la vida

0
837

Mira a las personas que te rodean y a tu grupo de amigos y familiares. ¿Cuántos de ellos son realmente felices con su trabajo? Quiero decir, realmente felices, motivados, inspirados, con los ojos brillantes, y no simplemente “cómodos” con los beneficios que el trabajo les brinda todos los meses.

Disfrutar de la vida es para muy pocas personas, y podría contar con mis dedos las personas que yo conozco y que lo son.

Si estás leyendo este texto, probablemente no te encuentres 100% satisfecho con tu trabajo. ¿Te gustaría estar haciendo otra cosa que tenga que ver más contigo y estar más satisfecho? Quizás no sepas por dónde comenzar.

Si te has identificado con algunos de estos elementos, este texto es para ti. Si deseas desde hace un largo tiempo cambiar de trabajo y conocer qué es la felicidad, estas 10 razones que aquí te mostraré te harán reflexionar y seguramente tomarás acción para cambiar el rumbo de tu vida.

1. Disfrutar de la vida cuando te jubiles es un mal negocio

Hay teorías que afirman que en el futuro habrá muchas personas de edad avanzada debido al aumento de la esperanza de vida. El gobierno no va a poder pagar la jubilación a todos los que contribuyeron. Por lo tanto, debes disfrutar de la vida y no esperar a cuando estés viejo para hacer las cosas que te hacen feliz. El punto más alto de tu energía y vitalidad sucede mientras eres joven. Cuando eres viejo ya no estás tan dispuesto y entusiasmado como te sientes hoy.

2. No eres un ratón y la vida no es una carrera

Siempre nos han enseñado un orden lógico de pasos que cada uno debe seguir para alcanzar el éxito profesional. Tus profesores dijeron eso, tus amigos y probablemente tus padres también dijeron eso. Esta enseñanza consta de: graduarse de la escuela, ir a la universidad, elegir una carrera entre las disponibles con buena proyección, conseguir un empleo formal, trabajar para ascender, y seguir trabajando, trabajando y trabajando. Todo esto hasta la jubilación. Luego, puedes disfrutar de la vida.

El concepto de “la carrera del ratón” viene del fabuloso libro de Robert Kiyosaki “Padre Rico, Padre Pobre” en donde explica a la perfección el engranaje del funcionamiento de la sociedad, tanto en el ámbito universitario como en el laboral. ¡Estudia, trabaja y paga impuestos!

3. Se deteriora tu salud

Estás arruinando tu salud al trabajar en algo que no te hace feliz. Se puede mentir a todo el mundo y vivir con una sonrisa en el rostro. Sin embargo, si no te gusta tu trabajo o estás trabajando en algo que no te satisface, tu cuerpo está sintiendo todos los signos. Cada vez que te sientes estresado, tu cuerpo tiene una respuesta para protegerte, quiere decir que está en una situación peligrosa. Esto hace que las hormonas como el cortisol sean liberadas, lo que aumenta la presión arterial y el nivel de azúcar en la sangre. Además, el estrés puede causar otros efectos negativos, tales como el almacenamiento excesivo de grasa, problemas del corazón, insomnio, dolores de cabeza, pérdida de memoria, disminución de la inmunidad y problemas de la piel, entre otros. Si te pasas toda tu vida haciendo un trabajo que no te satisface y que te frustra, serás mucho más tendiente a ser una persona estresada.

4. Tu trabajo te quita preciado tiempo

Tu trabajo te está robando tiempo que podrías invertir en lo que quieres hacer y lo que es realmente bueno para ti. Un estudio fue el primero en ser capaz de medir el tiempo de entrenamiento y práctica que necesita una persona para ser sobresaliente en el puesto que desea. Según ese estudio, se necesitan 10.000 horas de práctica, estudio y entrenamiento para ser especialista en tu profesión.

Mozart, por ejemplo, desde muy pequeño aprendió música junto a su padre, quien era un maestro. Fue un niño que pasó gran parte de sus días frente al piano. Sin embargo, las primeras obras que compuso no eran obras maestras, y estaban lejos de serlo. Es decir, a pesar de que comenzó temprano, terminó convirtiéndose en genio después de 15 años de entrenamiento.

Esto significa que si dedicas gran parte de tu día a trabajar sólo para hacer dinero (y luego gastarlo) estarás desperdiciando muchas horas en las que podrías especializarte en tus talentos y habilidades. Tienes menos tiempo para entrenar y capacitarte en lo que te gusta.

5. Personas tóxicas alrededor

Hay una teoría que dice que somos el resultado de las influencias de las 5 personas que más frecuentamos. Es decir, si te pasas el día con personas alegres, creativas e inspiradoras, las posibilidades de que seas alguien alegre, estimulante y creativo son más grandes, y lo mismo ocurre a la inversa. No es nada en contra de tus compañeros de trabajo, pero si están en el estado de trabajar en modo “automático”, con algo que no tiene nada que ver con sus talentos personales o sus verdaderos sueños, con el tiempo te verás influido por ellos. Si se sienten frustrados, quejándose de todo y sin motivación, es probable que también incorpores estas características y hábitos negativos.

Si quieres sentirte inspirado, necesitas rodearte de gente que es feliz y que tiene una visión optimista. El mundo está lleno de ellos, pero casi no los encontrarás dentro de una oficina trabajando en algo desalentador. Ellos no tienen tiempo que perder en esto.

cosejos para disfrutar de la vida6. Tu trabajo mata tu creatividad

Si trabajas con algún tipo de creatividad, te habrás dado cuenta de que las mejores ideas vienen cuando menos te lo esperas. Rara vez te inspirarás y obtendrás algo creativo mirando la pantalla del ordenador o las paredes en blanco que conforman tu cubículo en la oficina. Investigadores de la Universidad de Toronto encontraron que hacer tus actividades habituales, tales como salir a dar un paseo, tomar una siesta, ver las puestas de sol del atardecer, lavar la vajilla y todo lo relacionado a disfrutar de la vida, te permiten, sin previo aviso, el acceso a la información de la zona periférica del cerebro. Y ahí surgen las ideas creativas.

Si las oficinas no son los mejores entornos para desarrollar la creatividad, imagina si trabajas en una oficina haciendo algo que no te gusta o que te gusta muy poco.

La mayoría de los puestos de trabajo nos obligan a seguir las reglas, protocolos y normas, dejando muy poco espacio para que los empleados puedan expresarse e innovar.

7. Tus hijos serán criados por alguien que no eres tú

Muchos padres se quejan de problemas de conducta de los niños, pero a lo mejor están dejando de lado algo importante. Los niños de hoy están siendo criados por niñeras o por las escuelas. Afortunadamente, las mujeres obtuvieron el derecho al trabajo y tener su carrera independiente, pero este cambio ha dejado un vacío que cada día genera más problemas.

Si antes las madres pasaban mucho tiempo cerca de los niños, hoy en día la mayoría de los niños ya no tienen ese privilegio.

Mientras que tú estás encerrado en una oficina, realizando tareas mecánicas, y ayudando a tu jefe para conquistar sus sueños, tus hijos están creciendo. Es probable que te pierdas la primera vez en que tu hijo escriba su nombre, su sonrisa en la cara la primera vez que presencie una lluvia de granizo o cuando diga tu nombre. Tú no estarás allí. Perderás la oportunidad de observar en detalle la forma en que descubre el mundo, y lo peor de todo es que esta fase no volverá jamás.

La ausencia o presencia de los padres durante la infancia de los niños puede ser crucial para definir la persona que se convertirá en el futuro. Por supuesto, todos tenemos que trabajar, pero si creas tu propio trabajo tendrás un horario más flexible, podrás planificar tus vacaciones, disfrutar de la vida y todo esto lo lograrás mientras trabajas desde casa disfrutando de tus hijos. Y este beneficio, ningún empleo normal te lo dará.

8. Eres sólo una parte reemplazable

No importa qué tan competente eres, y cómo tu jefe te hace creer que tienes un papel vital en la empresa. No lo olvides: eres una parte totalmente reemplazable. La empresa donde trabajas probablemente ya existía antes de que llegaras y seguirá existiendo después de que salgas. Por mucho que tu función pueda ser muy importante dentro de la empresa, siempre habrá alguien con capacidad de realizarla, y tal vez incluso mejor que tú.

La única manera de evitar ser una pieza reemplazable es hacer lo que realmente te gusta y seguir tu llamada personal. Los mejores y más reconocidos profesionales del mercado son aquellos que realmente aman lo que hacen.

9. ¿Estás insatisfecho con tu trabajo?

Puede parecer un gran cliché, pero es cierto. Sólo tienes una oportunidad en la vida, ¿por qué, en tu sano juicio, pasarías más horas en un trabajo que no te gusta?

Puedes no haber notado que tu trabajo te hace infeliz, que estás rodeado por la gente en la misma situación, y eso hace que no cuestionas este hecho y lo consideras normal. Para saber si este es el caso, trata de responder a estas preguntas:

– ¿Odias los lunes?
– ¿Los domingos por la noche te deprimen?
– ¿El momento que más te gusta en el día es cuando puedes salir del trabajo?
– ¿Eres feliz cuando contraes un virus o una gripe y debes faltar al trabajo?
– ¿Tienes poco tiempo para estar con tu familia y salir con amigos?

Si la mayoría de las respuestas fueron positivas, es la prueba de que debes repensar con urgencia tu trayectoria profesional. Trabajar desde casa puede ser una solución.

10. Es tu vida. Tú pones las reglas

La vida es un viaje único para cada individuo y no hay ningún tipo de estilo de vida que le quede bien a todos. Tú no tienes que seguir el mismo camino sólo porque todas las personas lo están siguiendo. Tú no tienes que ir por la vida quejándote de tu trabajo y tu jefe, sólo porque ese es el tema predominante en las charlas de la gente con la que te relacionas.

Haz tu mejor esfuerzo en conseguir el trabajo que realmente te gusta y seguramente vas a tener una vida feliz.

La vida es una pizarra en blanco. Depende de ti convertirla en una obra maestra.


DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here