Aumenta la productividad teniendo trabajadores felices

0
504

Tener un empleo con un puesto alto, en una gran empresa, ser la imagen de un ejecutivo exitoso, entro otros detalles, son cosas en las que pensamos cuando imaginamos a un profesional exitoso. Lo anterior sigue siendo una aspiración para muchos, pero sin embargo estudios indican que las tendencias laborales de los jóvenes ya no apuntan tan alto, siendo cada vez más atractivos aquellos empleos en empresas pequeñas y puestos no tan bien pagados.

Lo anterior puede parecer poco racional, pero sólo bajo el punto de vista estrictamente profesional, pues desde el lente de las nuevas generaciones, un trabajo no sólo tiene un valor monetario, también de realización personal, de felicidad y comodidad.

Para entender mejor este punto, el mercado laboral actual en las grandes empresas es hoy por hoy uno de los más estresantes, la gente tiene menos tiempo, es más proclive a la depresión, y aunque el pertenecer a una gran empresa es para muchos lo ideal, las exigencias que esto conlleva y cómo impacta en la calidad de vida no valen la pena el puesto.

Es por ello que cada vez son más los jóvenes que valoran como mejor opción un puesto bajo, austero en salario, pero flexible en tiempo, poco estresante, y que a pesar de un bajo ingreso monetario, les permita tener un mejor nivel de vida a nivel emocional.

Y esto no es broma, tampoco podemos catalogarlo un berrinche de las nuevas generaciones, el impacto de estrés que puede tener un trabajo con muchas obligaciones es y debe ser de hoy en adelante un factor a la hora de elegir empleo, pero también por parte de las empresas, pues es el estrés culpable de una pérdida enorme de productividad, eso cuando no hay una rotación laboral, todo lo cual significa pérdida de beneficios para las empresas.

El tema por supuesto no se trata de apuntar hacia lo más bajo en el mercado laboral, sino aprender a lidiar y encontrar un equilibrio entre la vida personal y laboral.

A continuación te diremos algunos consejos para mantener felices a tus empleados:

Horarios flexibles: Sí, sabemos que esto no siempre es posible, aun así, la mayoría de las empresas pueden en cierta medida ofrecer flexibilidad en las jornadas laborales de los empleados. Estudios demuestran que aquellos empleados con horarios flexibles son menos proclives a estresarse, pero no sólo eso, también son mucho más productivos para la empresa, lo cual se traduce en felicidad para el empleado y utilidades para las compañías, todos ganan.

Establece tiempos de descanso: Esto es independiente de la hora del almuerzo, a su vez no necesita ser algo fijo, sin embargo, debes saber que nuestra mente tiene un límite productivo conforme más trabajamos, el cual se puede convertir en negativo dependiendo del esfuerzo mental que requiera el trabajo. Lo bueno de esto es que aunque no lo creas, un simple descanso de 10 minutos en medio de un día tormentosamente lleno de cosas que hacer, puede refrescar la mente y dar impulso a los empleados para seguir trabajando eficientemente.

empleados felicesEstablece objetivos a cumplir y elimina el tiempo desperdiciado: Una gran parte de los empleados cree que las juntas laborales no sirven de mucho, y puede que tengan razón, a quien no le ha pasado que al ir a una junta salen de ella sabiendo algo que bien pudieron decirles en 10 minutos. El tiempo es dinero, así que no hagas juntas sólo porque sí. En su lugar, establece los objetivos de la empresa, tanto en términos generales como para cada pieza importante de la planta laboral.

En términos sencillos, todo aquello que puedas resumir en 10 minutos no necesita una junta de 2 horas cada semana. Y por la parte del empleado, cuando este sabe qué hacer, cual es el objetivo, su mente se aclara más y se encamina a la meta en lugar de que si le llenas de información, mucha de la cual no siempre interpreta correctamente, eso considerando que todos en una junta pongan atención.

Lo anterior no se trata sólo de simples consejos para mejorar la vida laboral actual, sino para mejorar el desarrollo y eficacia tanto a nivel personal como empresarial.

Recuerda, el estrés trae menor productividad, más ausentismo y más rotación de personal, todo esto cuesta fortunas a las empresas, que bien o no les agrade, deben de pagar un salario por hora a sus empleados, mientras que estos por su parte, tienen pérdidas en su calidad de vida.

En resumen, un empleado feliz es un empleado más productivo, menos proclive a ausentarse o a tener enfermedades relacionadas con el estrés excesivo, y por otra parte, genera mucho más beneficios para las empresas.


DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here