Beneficios de la inseminación después de los 40

0
107

Los resultados de un estudio australiano encontraron ciertas ventajas en las madres que recibieron inseminación artificial después de los 40. Los niños concebidos por inseminación artificial en madres mayores de 40 años tienen menos probabilidades de padecer defectos congénitos.

Además, la proporción de niños con malformaciones en madres mayores de 40 años fertilizadas artificialmente es menor que en las menores de 30 años.  Aunque los autores del estudio no tienen una explicación para su hallazgo, colegas suyos sugieren algunas respuestas. Por ejemplo, podría deberse a los diferentes motivos que conllevan a los grupos a optar por la inseminación artificial.

Los resultados son sorprendentes. Presumiblemente, tranquilizarán a las mujeres mayores con un deseo insatisfecho de tener hijos, que quieren someterse a la inseminación artificial. Según diversos estudios, el riesgo de malformaciones infantiles después de la reproducción asistida disminuye con el aumento estadístico de la edad de la madre. Los investigadores de la Universidad de Adelaide también muestran resultados similares. Las madres mayores de 40 años después de ser inseminadas artificialmente traen niños al mundo con menos defectos de nacimiento que los concebidos de forma natural.

Análisis de partos en general

El equipo médico dirigido por Michael Davies analizó todos los nacimientos registrados al sur de Australia entre 1986 y 2002. Entre ellos se encontraron las siguientes cifras:

  • 301,000 niños fueron concebidos de forma natural.
  • 2,200 niños nacieron después de que sus madres se sometieran a un tratamiento de fertilización in vitro (FIV).
  • 1,400 niños nacieron después de que sus madres recibieran el tratamiento de inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI).

El porcentaje de defectos de nacimiento en todos los grupos de edad fue:

  • 5,7 por ciento después de la concepción natural
  • 7,1 por ciento para la FIV
  • 9,9 por ciento después de ICSI.

Los ginecólogos saben que, en comparación con la concepción natural, el riesgo de complicaciones en el parto después de la inseminación artificial es generalmente más grande. Las condiciones en el medio de cultivo, la manipulación de huevos y esperma, y el embrión resultante puede causar daños. Y estos, a su vez, pueden aumentar los riesgos de complicaciones durante el nacimiento.

Análisis de madres mayores de 40 años

Sin embargo, los resultados del análisis para mujeres en edad de riesgo fueron bastante distintos:

  • El 9,4 por ciento de los niños con defectos de nacimiento fueron concebidos por madres menores de 30 años. Estas madres habían sido inseminadas artificialmente para poder tener a estos niños.
  • Sólo el 3,6 por ciento de las mujeres mayores de 40 años que fueron inseminadas artificialmente tuvo hijos con defectos. Comparado con las mujeres de la misma edad que concibieron de forma natural, ese porcentaje representaba menos de la mitad.

“Parece que hay una ocurrencia notable entre las mujeres mayores de 40 años que hacen uso de la reproducción asistida”, señala el líder del estudio en mención. Las investigaciones y evidencias previas nos muestran que existe un mayor riesgo de defectos de nacimiento para la fecundación artificial. También sabemos que, para la concepción natural, el riesgo se incrementa a partir de los 35 años.

Si las parejas jóvenes no pueden tener hijos, las causas son a menudo complejas

Los médicos australianos no tienen una explicación para su observación, aparentemente la edad materna no parece jugar el papel decisivo en la fertilización artificial. El método de transferencia probablemente tampoco tenga nada que ver.

Otros especialistas suponen que, si una pareja joven decide optar por la inseminación asistida, generalmente presentan problemas subyacentes. En estos casos podríamos estar hablando de daños en las trompas de Falopio o espermatozoides altamente deformados. Estos problemas a menudo se asocian con otras anomalías genéticas u ocurren junto con las malformaciones infantiles.

En las parejas mayores, sin embargo, son más comunes las formas más leves de la infertilidad. Las mujeres y hombres mayores de 40 años que presentan problemas de fertilidad, también son más saludables en promedio. Debido a que no se tienen registros de enfermedades raras como en parejas jóvenes con sospecha de infertilidad, los niños presentan un menor número de malformaciones.


Compartir

DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here