Cómo cambiar el pañal por primera vez

Cómo cambiar el pañal por primera vez

0 1002

Cómo cambiar el pañalPosiblemente la imagen más clásica del cuidado de un bebé sea cambiar el pañal por primera vez. Ciertamente con todos los accesorios existentes hoy en día esta tarea es bastante más sencilla de realizar que antaño, aunque sigue ocupando uno de los primeros puestos en cuanto a la preocupación de los padres respecto al cuidado de los pequeños.

En realidad, el primer cambio de pañal se realiza en el hospital y no puede considerarse una muda normal, dado que se puede contar con el apoyo de la familia, el personal médico y de enfermería y además suele tratarse de meconio, una sustancia muy diferente a lo que serán las posteriores deposiciones del bebé en los próximos días.

El cambio de primer pañal tiene pautas claras

Por tanto el cambio del primer pañal en casa y en unas condiciones normales, tiene unas claras pautas a seguir para que no sea un auténtico caos, que mantenga la seguridad del pequeño intocable y su higiene sea la más óptima.

En primer lugar hay que preparar todo lo necesario. No sucede como en el caso de los adultos que acuden al baño y luego se preocupan de la limpieza. Aquí hay que tener todos los utensilios necesarios a mano, desde el cambiador hasta los nuevos pañales, todo el material de limpieza e incluso la basura donde depositar todo lo desechable.

Una de las razones de preparar todo lo necesario es no tener que ausentarse durante el cuidado del pequeño a riesgo de que se haga daño, se caiga o llore por la ausencia del padre o la madre.

Lo siguiente es acostar al bebé. Se le debe quitar la parte inferior de la ropa y subir un poco la superior para evitar que se manche. El pañal debe despegarse suavemente, nunca de un tirón ni tampoco de repente. La hipersensibilidad de estas pequeñas personitas hace que un cambio de superficie, por muy acolchada y caliente que esté, se note de una forma extrema.

Con el pañal usado, en caso de que sea posible, se puede limpiar zona sucia con un frotamiento suave y delicado. Posteriormente se debe coger al bebé por los tobillos hacia arriba, retirar el pañal y limpiar con toallitas húmedas, a ser posible de adelante hacia atrás, sobre todo en el caso de las niñas por riesgo a que se queden restos en sus genitales.

Las toallitas utilizadas deben ser desechadas de inmediato o alejadas del bebé, dado que seguro que llaman su atención y las puede coger. A continuación se le pone cremita en todas las zonas externas para evitar rozaduras e irritaciones, se le aprieta el pañal con las cintas adhesivas y se le viste con ropa nueva si es necesario.

Por último se debe poner al pequeño en un lugar seguro y proceder a la limpieza propia para poder volver a tocarlo sin miedo a ensuciarle y para impedir la introducción de bacterias.

NO HAY COMENTARIOS

Responder