¿Cómo quitarle el hipo a un bebé?

¿Cómo quitarle el hipo a un bebé?

0 3405

Tu niño tiene una ataque de hipo y estás desesperada, no sabes ¿cómo quitarle el hipo a un bebé? A continuación te comentamos algunas ideas para que logres acabar con esta molestia.

El hipo es un trastorno muy normal que experimentan los recién nacidos y los bebés, es un movimiento involuntario o espasmo del diafragma. Una repentina contracción que empuja el aire en los pulmones, ocasionando el cierre de las cuerdas vocales, lo que produce un sonido característico. Aparece sin un motivo preciso y no tiene, desde el punto de vista médico, mucha relevancia.

como quitarle el hipo a bebeEl diafragma es un músculo en forma de bóveda situado en la parte inferior del pecho, es allí donde comienzan todos los hipos.

Casi siempre el diafragma funciona perfectamente, desciende cuando inhalas el aire para llevarlo a los pulmones y cuando exhalas sube para poder expulsar el aire de los pulmones. Pero en ocasiones el diafragma se irrita, lo que hace que suba de una manera brusca y hace que la respiración normal cambie, cuando esta respiración que no es normal llega a la laringe se produce el hipo.

En el caso de los bebés, una indigestión o tener demasiado lleno el estómago puede producirle hipo. Es frecuente en los lactantes que traguen aire, puesto que en los primeros meses del bebé no se ha desarrollado por completo el cardias, la válvula que comunica el esófago con el estómago, por lo tanto no se cierra perfectamente y esto también le puede producir hipo. También puede aparecer después de una crisis de llanto, de una regurgitación o cuando come demasiado rápido, en todas estas situaciones traga mucho aire y le provoca el hipo.

Indican algunos estudios, que un 80 por ciento de los bebés recién nacidos llegan a experimentar el hipo. No requieren de tratamiento y es inofensivo, de la misma forma repentina en que aparece, se desaparece. Su frecuencia en los bebés disminuye a partir de los seis meses de edad.

¿Cómo quitar el hipo a un bebé?

  • Si se trata de un lactante se le pueden dar unas gotas de agua, darle de mamar por unos segundos o darle el tetero.
  • Si es un niño más crecidito, se le puede ofrecer una cucharadita de azúcar o de miel, y repetirlo 3 veces con intervalos de dos minutos si es necesario, hasta que se vaya el hipo.
  • Lo que nunca se debe hacer para quitarle el hipo al niño es trancar la respiración tapándole la nariz, lo único que se puede ganar es una crisis de llanto.
  • Hay otra opción más tradicional y cotidiana (remedio de las abuelas), consiste en mojar con saliva un pedacito de una mota de algodón y colocarla en la frente del bebe, no se sabe cuál es el efecto que tiene, pero en ocasiones funciona.
  • En pleno ataque de hipo puedes mantener al bebé de pie contra tu pecho y frotar su espalda. Procura que trague algunas gotas de agua, deglutir suele calmar el hipo.
  • Puedes acostarlo del lado derecho, este es el mejor modo para reacomodar el estómago y que se libere el aire retenido.
  • Si el hipo ocurre durante una toma de pecho, cámbielo de posición, trate de sacarle el gas y ayúdelo a relajarse.
¿Cómo evitar el hipo?
  • Después de darle pecho a tu bebé, no olvides dejarlo en posición vertical, lo que facilita que expulse el aire o eructe.
  • Los cambios de temperatura también pueden originar el hipo. Para que esto no suceda, trata de cambiar a tu bebé en un ambiente donde no haya corrientes de aire y más bien sea un lugar abrigado.
  • Un bebé tiene mayor probabilidades de desarrollar hipo si traga aire al momento de ser amamantado. Por lo que se aconseja a la madre verificar el agarre de la boca del bebé con el pezón, a veces tienen un mal agarre o están en una posición que no es cómoda y provoca esta situación, de ser así la mamá deberá parar de dar el pecho al bebé, y luego de algunos minutos podrá reiniciar con la tarea, pero evitando la entrada de aire.
  • Para prevenir el hipo es importante que el bebé eructe después de las comidas y luego acostarlo.
  • Si a su bebé le da hipo a menudo, trate de alimentarlo cuando aún esté tranquilo y antes de que esté demasiado hambriento. Normalmente esto hará que los hipos ocurran durante la alimentación.
Cuando pedir ayuda del médico

Únicamente en los casos donde el hipo del bebé no se vaya, es decir, se extienda por tiempo prolongado, más o menos transcurridas 3 horas, y termine por provocar llantos, fatiga y fiebre, se debe acudir al médico pediatra.

NO HAY COMENTARIOS

Responder