Galletas de mantequilla sin harina

0
2555

Estas galletas de mantequilla sin harina son ideales para todos aquellos que no puedan consumir harina de trigo, gente intolerante al gluten o que padecen de la enfermedad celíaca, o simplemente para hacerlas más saludables, pues no es un secreto para nadie que las harinas refinadas producen enfermedades como el colon irritable, o estreñimiento, entre otras.

En la receta de hoy para estas galletas usaremos azúcar blanca refinada, otro de los productos refinado más dañinos para nuestra buena salud, por lo que es recomendable usar miel o panela, así que alerta con la azúcar blanca refinada, trata de consumirla en el menor grado posible.

galletas de mantequilla sin harinaEstas galletas, aunque diferentes, sin harina resultarán muy ricas y cargadas de proteínas por el maní.

A continuación ingredientes y procedimiento de cómo hacerlas.

INGREDIENTES:

– 500g de mantequilla de maní sin sal
– 1 huevo
– 250g azúcar blanca
– 1 cucharadita de esencia de vainilla
– 1 pizca de sal

PREPARACIÓN:

Enciende el horno a 180 grados. Enharina y engrasa una bandeja para horno o coloca papel encerado. En un recipiente grande coloca los 500g de mantequilla de maní a temperatura ambiente, importante que sea sin sal, el huevo previamente batido, los 250g de endulzante y la cucharadita de vainilla con la pizca de sal.

Bate para mezclar todos los ingredientes. Si lo deseas coloca un poco de harina de avena para darle más forma y consistencia. Cuando la masa se haya mezclado bien, haz una pelota con ella, o varias más pequeñas y coloca entre papel transparente. Con la ayuda de un rodillo estíralas sobre una superficie lisa hasta lograr el grosor deseado.

Una vez lo hayas hecho con todas las bolas de masa, utiliza unos cortadores de masa de esos que venden con diferentes formas y comienza a sacar las galletas y colocarlas en la bandeja de horno previamente engrasada y enharinada. Si la mezcla está muy pegajosa, colócala en la bandeja y corta con un cuchillo.

Mete al horno la bandeja y hornea durante 10 o 12 minutos, o hasta que estén doraditas, las sacamos y dejamos enfriar antes de comerlas, preferiblemente en una rejilla. Y listo, deliciosas galletas para disfrutar con familia y amigos en toda ocasión, una perfecta merienda para que lleven los chicos a la escuela, como desayuno o postre, son funcionales por sus propiedades nutricionales y ricas en proteínas.


DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here