Las 3 mejores posturas en la lactancia materna

Las 3 mejores posturas en la lactancia materna

0 3562

Lactancia maternaLa lactancia materna ofrece multitud de ventajas para los bebés, dado que la leche de la madre permite una alimentación con todos los nutrientes necesarios para el pequeño, salvo en aquellos casos en los que se requiere combinar con otros alimentos para una dieta completa.

No obstante, la alimentación mediante leche materna no siempre es fácil. De hecho hasta que se asienta como base alimenticia del bebé, requiere mucha paciencia de la madre, dado que el recién nacido no tiene resistencia ni experiencia, por lo que se cansa enseguida por el esfuerzo y suele descansar durmiendo durante la misma toma. ¡Para él es todo un ejercicio físico!

Por esa razón es recomendable adoptar una postura cómoda para los dos, tanto para la madre como para el pequeño, en la que puedan descansar y la extracción de leche sea sencilla.

Las 3 principales posturas para la lactancia materna

La postura clásica consiste en sujetar al bebé por la cabeza, apoyada ésta en el pecho y, con la otra mano, sujetarle el resto del cuerpo por abajo, mediante un cariñoso abrazo. Suele ser la postura más cómoda para el pequeñín y permite a la madre acercarlo todo lo necesario para que pueda extraer la leche. Nunca debe acercarse la madre al bebé o sufrirá gravemente en la espalda por el esfuerzo innecesario e incómodo.

Una postura menos conocida, pero que resulta de extremada utilidad es la de situar la cabeza del bebé apoyada en el pecho, pero su cuerpecito a la inversa, totalmente alejado del resto del cuerpo de la madre, normalmente apoyado en una mesa, que puede acolcharse con mantitas.

Con esta otra postura el bebé está igual de cómodo, a veces incluso prefiere tomar leche materna de esta forma que de la anterior y la madre puede descansar al menos uno de sus brazos, pues no tiene que sujetar al bebé.

Por último, una forma también original e igual de confortable, si no más que las anteriores y muy práctica sobre todo por las noches, es estando madre y bebé recostados en la cama. La madre debe sujetar al bebé con el brazo derecho, mientras que con el izquierdo lo rodea, en un protector abrazo. La posición tumbada no afecta a la toma de leche, dado que la cabeza puede estar algo erguida con la ayuda de la madre. Ella, por su parte, no encontrará posición más cómoda y reconocerá que dar de comer a su bebé le permite al mismo tiempo descansar.

NO HAY COMENTARIOS

Responder