Las primeras 3 pruebas de embarazo de la historia

0
1323

Pruebas de embarazoHoy en día es muy sencillo realizarse pruebas de embarazo. En todas las farmacias es posible adquirir de forma económica una de ellas, así como también existe la posibilidad de realizarse un rápido análisis de sangre con una efectividad del 100% sobre el diagnóstico definitivo.

Sin embargo, a lo largo de la Historia las pruebas para saber si la mujer está embarazada no eran tan específicas, incluso eran más complejas y requerían un esfuerzo considerable de tiempo y recursos. Algunas eran hasta escandalosas. Explicamos en este artículo las primeras 3 pruebas de embarazo de la Historia.

Pruebas de embarazo en el Antiguo Egipto

En el Antiguo Egipto, aunque pueda parecer mentira, se utilizaba la agricultura para saber si una mujer estaba embarazada. Incluso se podía identificar el sexo del bebé. La prueba para saber si estaba embarazada consistía en plantar semillas de trigo y cebada. La mujer debía orinar sobre estas semillas durante varios días, dado que el resultado no era en absoluto inmediato.

En los casos en los que las semillas de cebada crecían, se consideraba que la mujer estaba embarazada de un niño. Si germinaban las semillas de trigo, era una niña. Si no germinaba ninguna semilla, la mujer no estaba embarazada. No está claro qué pasaba si germinaban ambos tipos de semilla.

Curiosamente, en los años 60 una investigación relacionada con este hecho identificaba que la orina de las mujeres embarazadas podía afectar en el desarrollo de estas semillas en un grado de efectividad del 70%, mientras que en mujeres no embarazadas y hombres no sucedía nunca.

Pruebas de embarazo en los años 20

En 1928 se utilizó la experimentación con ratas para identificar a las mujeres embarazadas. El proceso consistía en inyectar cantidades pequeñas de orina de la mujer que se hace el análisis en las ratas, dos veces al día, tres días seguidos.

Al terminar el proceso se diseccionaba a las ratas y se analizaban sus ovarios. Aquellos que presentaban una hinchazón ofrecían un 80% de probabilidades de estar identificando a una mujer embarazada.

Prueba de la rana

Esta conocida prueba se desarrolló en todos los países hispanohablantes durante la segunda mitad del siglo XX y tenía un nivel de efectividad del 100%. El descubrimiento fue llevado a cabo por el argentino Eduardo de Robertis, quien relacionó la orina de mujeres embarazadas con una reacción en los sapos macho a expulsar espermatozoides en apenas 2 ó 3 horas, tras el contacto con la misma, que se realizaba mediante inyección.


Compartir

DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here