¿Por qué me duele la espalda baja? Conoce las razones

0
622

Los dolores que se presentan en la parte baja de la espalda suelen ser, en su mayoría, debido a dos razones: lumbago o dolor en los riñones. No obstante, siempre es necesario acudir al médico para que realice el diagnóstico adecuado y su tratamiento correspondiente.

De no hacerlo y preferir la automedicación, podrían ocurrir daños irreparables en el cuerpo, por lo que es importante no tomarlo a la ligera e ir a la consulta con el especialista, en este caso un ortopedista.

¿Cómo se reconoce cada tipo de dolor en la espalda baja?

Aunque el malestar es muy parecido, pues la zona afectada es muy cercana entre sí, los dolores tienen diferencias que pueden darnos una idea de qué se trata.

En el caso del lumbago, el dolor también se producirá en el cuello y el cóccix de la persona. Esta dolencia puede durar desde un mes hasta cuatro meses, en una fase regular, y extenderse cuando se convierte en un dolor crónico.

Por otra parte, el dolor en los riñones es más grave, puesto que se debe a una infección que inicia en las vías urinarias (cistitis) y cuando se adentra por el tracto urinario sin vuelta atrás afecta a los riñones y es lo que se conoce como pielonefritis aguda o infección urinaria alta.

En este caso los síntomas son mucho más evidentes, pues el dolor proviene desde los órganos internos y todo el tracto urinario se sentirá con ardor. Esta infección puede ser causada por piedras en los riñones o por una cistitis mal curada o no detectada a tiempo.

En cualquiera de los casos, al presentar estos síntomas -que pueden venir acompañados de dolor (ardor) al orinar, picores, fiebre, náuseas, vómitos y dolores punzantes en la espalda baja- es necesario acudir de inmediato al médico para que recete el antibiótico indicado para tratar la infección, así como un calmante para minimizar el dolor.

Además de que el dolor de los riñones es punzante y muy interno, y que el de espalda es más externo, existen otras diferencias que ayudan a determinar de cuál de los dos se trata. El primero suele aparecer en un solo lado de la espalda baja y va desplazándose hasta concentrarse en el centro. En cambio, el lumbago se extiende hacia ambos lados de manera continua hasta que empieza a crecer lentamente.

¿Cómo debe tratarse cada tipo de dolor?

El dolor en la zona lumbar puede ser aliviado con ayuda de analgésicos y terapias de masaje, calor, comprensión de frío, métodos de acupuntura y electroterapia. Sin embargo, cuando son dolores crónicos, podría evaluarse la posibilidad de someterse a un procedimiento quirúrgico.

Por su parte, los dolores en los riñones deben ser tratados con antibióticos debido a su naturaleza infecciosa. De no seguir un tratamiento, el paciente podría perder un riñón e incluso morir.

En ambos casos, tanto el reposo como la actividad física controlada son indispensables bajo la supervisión de un especialista.

¿Cómo evitar los dolores en la parte baja de la espalda?

Para evitar el lumbago es necesario poner las piernas en alto cuando se está acostado. De este modo circulará mejor la sangre. Al agacharse, no es correcto hacerlo de manera perpendicular, pues los músculos no están lo suficientemente calientes para ceder y podría ocurrir una lesión. En cambio, agacharse flexionando las rodillas es la manera adecuada de hacerlo.

Para dormir, la mejor posición para quienes son propensos a tener dolores en la zona lumbar es de lado, con las piernas ligeramente flexionadas y con una almohada entre ellas. Por último, utilizar zapatos cómodos y de tacón bajo es más recomendable que los que son totalmente planos o de tacón mayor a cuatro centímetros.

Por su parte, la pielonefritis, al ser una infección, debe ser prevenida desde el primer contacto. Las mujeres son más propensas a sufrirla debido a que el tracto urinario es mucho más corto que el del hombre. Mientras que el femenino mide aproximadamente dos centímetros, el masculino, quince.

No aguantar las ganas de orinar y hacerlo justo después de tener sexo (coito) es imprescindible para eliminar cualquier resto de bacterias que puedan poner en peligro las vías urinarias. Además, las mujeres deben limpiar sus genitales después de orinar desde adelante hacia atrás, para evitar arrastrar las bacterias fecales que pudieran estar en el ano hacia la uretra.

Por último, debe eliminarse el uso de productos cosméticos para el área genital, pues los perfumes y telas aromáticas sólo empeoran la propagación de bacterias en el área.


Compartir

DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here