Pedro Páramo de Juan Rulfo

0
2732

Una vez que empecé a leer Pedro Páramo, de Juan Rulfo, no podía entender exactamente lo que el libro en sí trataba de contar, existía demasiada confusión por las narraciones, además de que cada vez aparecían nuevos sucesos, con personajes diferentes y locaciones nuevas.

El tema central de la novela es la muerte (aunque parezca obvio escribirlo), pues en sí todos los personajes están muertos…

pedro-paramo-juan-rulfoPara cada uno de los personajes la muerte representa la vida misma. Son la otredad, una otredad resignada a seguir viviendo y ambulando por el pueblo de Comala, pues no hay nadie quien rece por las almas de esta gente.

La muerte no es la muerte, sino la vida de ellos, cuya resignación es repetir la vida de muerto, es la resignación a no tener experiencias nuevas de la vida, la vida de un ser el cual no está presente físicamente. Todo un pueblo en realidad.

En un principio, cuando Juan Preciado fue en busca de su padre, de Pedro Páramo, no tenía ni la más remota idea de lo que era la muerte, de la otredad presente, por ejemplo cuando Juan se encuentra con Damiana y dice:
“-¿Está usted viva, Damiana? ¡Dígame, Damiana!
Y me encontré de pronto, sólo en aquellas calles vacías….”

Comala no es más que el mismo infierno, donde las almas pagan por sus pecados. A Juan Preciado le tocó vivir y conocer la muerte de vivo (aunque suene contradictorio), y también vivió de muerto.

La muerte para Pedro Páramo fue la solución al dolor que le embarcó por la muerte de Susana San Juan, la mujer que había amado intensamente, y algo que Pedro dice en señal de dolor y venganza es: “-Me cruzaré de brazos y Comala se morirá de hambre”…

Además, Pedro ya no tenía ese dominio, por así decirlo, sobre todo el pueblo, él ya estaba viejo y no encontró más razón para vivir. Su muerte fue internamente dolorosa, en la cual no dejaba de pensar en Susana San Juan.

pedro-paramo-dibujoLa muerte de Juan Preciado llega a ser una liberación para este, pues su frustración, al no cumplir la promesa de su madre y no encontrar a su padre, fue en vano, fue como un descanso.

En realidad, para los protagonistas de la novela, la muerte llegó a ser la salvación de sus vidas, la liberación y el alivio al dolor que les consumía.

Susana San Juan murió tranquilamente, no tuvo miedo ni espanto a la muerte… fue su escape del mundo en el que se encontraba.

Definitivamente una obra espectacular de lo que es la literatura, sobre todo la parte donde se habla de la muerte, y es que pocos autores saben manejar el tema de la muerte, un claro ejemplo: El Extranjero.


Compartir

DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here