Conoce 6 razones de por qué suenan las tripas

0
280

A veces estás tranquilamente acostado en la cama y comienzas a escuchar ciertos ruidos procedentes de tu intestino, en otras ocasiones estás sentado y los sonidos comienzan a aparecer, y tú no puedes hacer nada para impedirlo, ¿significará que tienes algo malo? A continuación te explicaremos por qué suenan las tripas.

Cuando hablamos de “tripas” nos referimos a la parte amplia y larga del sistema digestivo, a las vías digestivas por las que transitan los alimentos desde la boca hasta que son expulsados al exterior después de un proceso de asimilación o digestión de los mismos. Estos procesos muchas veces producen ruidos y no son necesariamente malos, sino que son relativos a alguna enfermedad que se padezca.

Estos ruidos intestinales o de “tripas” se les conoce por el nombre de borborigmos; estos ruidos son algo común y fisiológico de los seres humanos, y en general en mamíferos con sistema digestivo similar. Estos sonidos forman parte del día a día, pero en ocasiones se escuchan con más intensidad, de acuerdo a lo que se come o si no hemos comido en algún tiempo. Desde el punto de vista médico, no escuchar ningún sonido se considera poco saludable para el tránsito intestinal.

Los ruidos intestinales son percibidos por el médico especialista en vías digestivas a través del estetoscopio, pero algunas veces estando en cualquier lugar es posible escucharlos, incluso a pequeñas distancias de otros, y también dentro de uno mismo. Esto puede deberse a variadas razones, que se enumeran a continuación, y que tienen que ver con diversas funciones que tienen las vías digestivas, que muy probablemente sean poco conocidas:

¿Por qué suenan las tripas?

1. Movimientos peristálticos: los movimientos y contracciones que tiene el tubo digestivo con el fin de hacer avanzar los alimentos a través de las vías, algunas veces producen ruidos; ya sea que se haya comido una cantidad suficiente de comida, demasiada o muy poca, y pueden producirse sonidos que no generan dolor ni incomodan a las personas que las escuchan, pero causan curiosidad y consternación.

2. Apetito: cuando el cerebro recibe la señal de alerta de que al cuerpo le está haciendo falta energías o calorías, se activa el sistema digestivo con movimientos gástricos e intestinales, que probablemente no sean dolorosos, pero que van acompañados de una sensación de hambre que muchas veces produce sonidos incómodos para quien los produce, sobre todo si se está en público, esto es debido a la cantidad de líquidos gástricos que se liberan con la señal nerviosa de apetito.

3. Gases: no se refieren sólo a flatulencias, sino a todos los movimientos que pueden hacer algún sonido dentro del intestino. Se producen por efecto de la digestión pesada que va generando espuma debido a la fermentación de sustancias no aprovechadas. Es frecuente escuchar el sonido de las “tripas” cuando hay gases en el tubo digestivo, más comúnmente después de haber comido, y durante dos horas después.

4. Evacuaciones liquidas: algunas veces, y si existiera algún tipo de sintomatología adicional, como dolor de estómago, puede significar el preámbulo de una diarrea, debido a que el líquido corriendo por los intestinos también produce sonido, pero no siempre significa que se va a producir diarrea, muchas veces se trata de ruidos normales del sistema digestivo.

5. Colon irritable: la ansiedad y el estrés que provienen de estados de nervios por diversas situaciones de orden social o estrés continuado. El colon irritable, como condición nerviosa, produce exceso o defecto en la peristáltica, o movimientos intestinales, que ocurren de manera irregular y se oyen en cualquier lugar, por lo que algunas personas evitan el contacto social por tener estos sonidos frecuentemente.

6. Hiperperistaltia: es una condición del intestino en el que los movimientos peristálticos son por exceso, y además del colon irritable otros tipos de problemas funcionales o metabólicos hacen que los intestinos se muevan y se contraigan, produciendo sonidos irregulares que muchas veces pueden escucharse fuera del cuerpo. También quienes están cerca los pueden escuchar.

Es importante señalar que a pesar de que pueden resultar incómodos, estos ruidos son totalmente normales, y casi siempre están presentes en mayor o menor grado de sonido. Es por ello que no debe existir motivo de alarma ni ser una causa que nos lleve al especialista, a menos que haya otros síntomas que no resulten usuales.


DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here