Sangre en el pañal del recién nacido: Posibles causas

Sangre en el pañal del recién nacido: Posibles causas

0 8031

 

Sangre en el pañalEncontrar sangre en el pañal del recién nacido es más frecuente de lo que muchos padres creen y, desde luego, de lo que les gustaría. En cuanto un bebé llega al mundo cualquier señal relacionada con sangre es recibida de forma alarmante. Pero en la mayoría de los casos, las preocupaciones son infundadas.

Las principales causas por las que podría encontrarse sangre en el pañal del recién nacido son fenómenos físicos totalmente normales.

Una de las mayores preocupaciones es cuando el bebé es una niña y se encuentra sangrado vaginal en el pañal. Se trata de una pequeña marca que normalmente no se repite. Sorprendentemente es un fenómeno completamente natural. El bebé sangra porque ya no recibe las hormonas maternas y, hasta que sus propias hormonas femeninas se regulen en unas pocas horas, se puede producir el sangrado similar a la regla, aunque de una cantidad considerablemente menor.

En la mayoría de los casos en los que se encuentra sangre en forma de pequeñas marcas en el pañal, es una consecuencia de la lactancia. La madre a menudo tiene una o varias grietas en el pezón, prácticamente indoloras e imperceptibles, por las que puede expulsar una pequeña cantidad de sangre. El bebé rechaza de inmediato su ingestión y por eso la evacúa directamente sobre el pañal al poco tiempo. No hay ningún problema en seguir dando de mamar al pequeño mientras el pezón se cura.

Otro caso menos frecuente es encontrar sangre proveniente de las heces, durante la limpieza del pañal. Los bebés no consumen alimento sólido, por lo que no suelen sufrir de estreñimiento. No obstante, poco probable no significa imposible, así que si es el caso se aconseja aplicar pomada antibacteriana o hidratante sobre la piel irritada, en caso de que se vea herida en la zona exterior.

Otras causas de encontrar el pañal con sangre que no revisten demasiada importancia son las consecuencias de una circuncisión o el rozamiento con un pañal de mala calidad o colocado incorrectamente.

Únicamente en los casos en los que el sangrado sea abundante o se repita de forma continuada, puede tratarse de un problema interno del recién nacido, que deba ser analizado con detenimiento. En el resto de casos, quienes más resultan afectados son los papás y las mamás que, para calmar cualquier duda, siempre pueden consultar con el médico del hospital el caso de su bebé y así descartar problemas más graves.

NO HAY COMENTARIOS

Responder