Tarot y videncia: vidas pasadas

Tarot y videncia: vidas pasadas

0 328

Todos vivimos día a día nuestra vida actual, en la que ejercemos varios roles en diversos entornos, así como también interactuamos con diversas personas a lo largo de nuestra presencia en este mundo. Vale la pena preguntarnos si esta es la única vida, o habremos vivido en otra materia, en otro cuerpo años atrás, siglos atrás, en otros países, en otro continente.

tarot y videncia vidas pasadasAunque hay religiones que no aceptan esta teoría bajo ningún concepto, es un punto bastante debatible, ya que pacientes en estado de coma han experimentado vida después de la vida, aunque esto tampoco confirma el concepto de reencarnación.

Sin embargo, existen culturas occidentales que creen firmemente en vidas pasadas, así como en el karma, el cual comprende los aprendizajes que un individuo debe ir superando a través de varias vidas. Pero, ¿cómo podemos reconocer nuestras vidas pasadas?

Es importante destacar que una vez que se ha decidido comenzar este proceso, requiere de mucha responsabilidad y madurez. En nuestras vidas pasadas, hemos vivido situaciones dolorosas, como duelos, enfermedades, muertes, pérdidas, entre otros, lo cual implicaría revivir una y otra vez en esa “búsqueda” de situaciones que podrían ser bastante complejas.

No obstante, si la persona está consciente de todo lo que esto conlleva, el siguiente paso recomendable es hacerlo de la mano de una persona especializada en ello, la cual puede realizar una hipnosis, utilizada incluso en terapias psicológicas.

Otra técnica interesante a usar son los viajes astrales, en los cuales nuestra alma abandona el cuerpo y podemos visitar otros planos. Nuestras vidas pasadas se pueden conectar con nuestro presente a través de varios “deja vu”, o sea, esa sensación que a veces se tiene de ya haber vivido algo con anterioridad, o de ya haber conocido a una persona anteriormente.

La mayoría de las veces es una sensación inexplicable, pero al investigar más sobre tus vidas pasadas puede que te lleves más de una sorpresa.

NO HAY COMENTARIOS

Responder