¿Qué tomar para la presión baja? Te damos algunos consejos

0
156

La hipotensión o presión baja es un trastorno de la tensión arterial que puede provocar mareos y desmayos, e incluso, en algunos casos podría ser mortal. Dependiendo se su causa, puede ser tratada por medio de dietas y medicamentos, pero en casos en los que el cambio es brusco puede ser muy peligroso.

Causas de la hipotensión

Esto ocurre cuando es insuficiente el bombeo de sangre al corazón. En la mayoría de los casos se debe a factores hereditarios, por lo que, si existen antecedentes en la familia, el paciente podría padecerla también. Sin embargo, es más frecuente en mujeres delgadas y personas jóvenes.

Otra causa probable tiene que ver con la alimentación de la persona. Si su dieta es en extremo baja en sal o tiene déficit de líquidos, es posible que desarrolle la presión arterial baja. Del mismo modo, las cefaleas y mareos también son una causa de este trastorno de la presión en la sangre.

Además, quienes sufren de hipotensión son propensos a desarrollar enfermedades como insuficiencia cardíaca, hipotiroidismo, insuficiencia en el lóbulo anterior de la hipófisis, trastornos del ritmo cardíaco, enfermedad de Addison, pericarditis, entre otros trastornos cardiovasculares.

Por otra parte, algunos medicamentos podrían ser causantes de la presión arterial baja. Entre los que se tiene conocimiento están los vasodilatadores, diuréticos, psicotrópicos para tratar el insomnio, antihipertensores, fármacos coronarios, entre otros.

Síntomas de la hipotensión arterial: ¿cómo saber si la padezco?

La presión puede bajar en cualquier momento, especialmente cuando hace mucho calor, la persona está deshidratada o muy cansada. Todas las características de quienes sufren de hipotensión están relacionadas con el déficit de bombeo de sangre al cerebro. Por esta razón, quienes padecen de presión baja suelen presentar uno o varios de los siguientes síntomas:

  • Quieren dormir más horas de las necesarias.
  • Se sienten cansados la mayoría del tiempo.
  • Disminuye o empeora su condición física, debido a que pierden el control de sus músculos.
  • El corazón puede latir más rápido (taquicardias).
  • Tienen problemas de concentración.
  • Se agotan fácilmente, incluso con actividades que no demandan mucho esfuerzo físico o mental.
  • Tienden a la depresión.
  • Pueden sufrir de trastornos de sueño.
  • Sienten que les falta fuerza y pueden desmayarse con facilidad.
  • La fatiga es una constante en su vida, especialmente después de comer, pues la sangre se acumula en el área estomacal.
  • Son más sensibles al frío que el resto de las personas (en especial en manos y pies).
  • Tienen la piel más pálida de lo normal, debido a la contracción de los vasos sanguíneos.
  • En muchos casos, se distraen fácilmente y pierden el hilo de las conversaciones que mantienen.
  • Tienden a sudar frío de manera excesiva.

¿Qué tomar para la presión baja?

Para subir y controlar la tensión arterial baja es necesario implementar algunos cambios en la dieta. Para empezar, debe aumentarse el consumo de sal, pero sin excederse o podría ocurrir lo contrario, es decir, padecer de hipertensión arterial o presión alta.

El consumo de agua también debe estar en niveles óptimos. La gente suele repetir que son necesarios dos litros de agua para mantener hidratado el organismo, pero lo cierto es que esa medida está errada. Un hombre que pese 100 kilos no necesita la misma cantidad de agua que una niña que pese 35. Lo adecuado es consumir 30 ml de agua por cada kilo que pesemos.

Otra cosa que tomar para la presión baja son las bebidas con electrolitos, las cuales también están indicadas puesto que contienen minerales que el organismo necesita para el funcionamiento adecuado de las arterias. El té y el café, consumidos con moderación, también son recomendados para tratar la hipotensión. Se hace énfasis en que no debe excederse su ingesta, puesto que podría ocurrir la deshidratación, contrario a lo que se quiere.

En cuanto a los alimentos que tomar para la presión baja, entre los recomendados están aquellos que contienen vitamina B, como la carne, el pescado, los huevos y los cereales, son fundamentales en la dieta. Las frutas y verduras también deben entrar en el plan alimenticio, así como… ¡el chocolate! Sin embargo, debe ser chocolate oscuro, ya que sus componentes de cafeína y teobromina ayudan a aumentar la presión.

En general, la hipotensión puede ser tratada mejorando la dieta en función de que aumente la presión sanguínea. No obstante, en caso de que la baja se deba a un shock de emergencia, se recurre a transfusiones de sangre por vía intravenosa, medicamentos para aumentar la presión arterial y regular la actividad cardiaca, entre otros fármacos.


Compartir

DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here