3 formas de nutrir el cerebro de tu hijo

¿Alguna vez te has encontrado en el pasillo de juguetes comprando juguetes y te preguntas si algunas de las afirmaciones de cuáles son mejores juguetes para el cerebro de tu bebé son ciertas? ¿Has pensado en lecciones de música o en exponer a tu hijo a un segundo idioma por el bien de su desarrollo cerebral?

Si es así, definitivamente no estás solo. De repente, no sólo necesitas pensar en criar a tus hijos para poder navegar en este mundo, ahora tienes que preocuparte por su cerebro. Juegos cerebrales, juguetes, clases, ejercicios, y más, surgieron en todas partes.

Pero, ¿qué dice la investigación realmente?

Todo comenzó con una serie de estudios realizados en la década de 1990 que mostró que las ratas que vivían en ambientes “enriquecidos” tenían estructuras cerebrales más grandes que las ratas que viven en entornos “estándar”.

Las ratas “enriquecidas” literalmente habían tenido neurogénesis (el crecimiento de nuevas células del cerebro) en las regiones del cerebro asociadas con la memoria y organización pensamiento. Este fue un hallazgo sorprendente: demostró que nuestro entorno realmente puede dar forma al cerebro. Sin embargo, el mensaje quedó un poco torcido y cualquier cosa que “estimulara” el cerebro se pensaba que era buena. Pero esto no es realmente lo que encontraron los estudios.

Las ratas enriquecidas tenían una rueda de ejercicios, un nido, túneles y juguetes. Las ratas estándar estaban en una jaula simple, sin juguetes, túneles o ruedas de ejercicios.

En otras palabras, darles a las ratas cautivas un poco de una jaula mejor va a hacer que sus cerebros se asemejen más a lo que deberían ser, como si su cerebro se hubiera desarrollado de haber crecido en su ambiente salvaje normal.

Desde entonces, los neurocientíficos han desarrollado su propia terminología para esta idea de entorno salvaje normal frente a algo inesperado: experiencia-expectante (lo que el cerebro espera de la naturaleza o experiencia ordinaria) o dependientes de la experiencia.

Ahora, llevándolo al plano humano, las experiencias ordinarias para los seres humanos incluyen todo lo que es “especie humana normal”, en otras palabras, lo que todos nosotros como especie tenemos: luz, aire, nutrición, grupos familiares, lenguaje, etc.

Un niño que crece en una choza de un lugar apartado, y un niño que crece en los  suburbios de una gran ciudad, tienen las mismas oportunidades de crecimiento cerebral normal, siempre y cuando ambos tengan acceso a una buena nutrición, familias amorosas, lenguaje y cualquier otra cosa que sea igual en los humanos.

Las experiencias extraordinarias difieren a través de las culturas, por ejemplo, en qué idioma (francés o alemán) un niño aprende depende de donde crecen, no es el mismo en todos los seres humanos. Estas experiencias extraordinarias pueden dañar o mejorar el cerebro. Experiencias fuera de lo común que perjudican el crecimiento del cerebro serían privación nutricional, trauma temprano y el abuso infantil (investigación ha demostrado una clara causa y efecto aquí).

Pero las experiencias dañinas no se limitan a esos casos extremos, por ejemplo, el cerebro no espera estar expuesto a la televisión con sus cambios rápidos entre escenas, no es una experiencia óptica natural. El cerebro tampoco espera juguetes altamente estimulantes con luces intermitentes y sonidos fuertes. Creo que algunos de los problemas de atención que vemos en muchos niños se pueden rastrear en parte a sobreestimulación del cerebro a una edad temprana.

Las experiencias extraordinarias pueden mejorar el desarrollo del cerebro también. Niños que aprenden dos idiomas a una edad temprana tienen cerebros más grandes y una mejor capacidad cognitiva en algunas áreas.

Volviendo a nuestra pregunta original, ¿qué necesita un cerebro en desarrollo en los primeros años de la vida?

1. Juega afuera

Pregúntese qué es un “ambiente salvaje normal” para un niño humano. Creo que estar en la naturaleza es una gran parte de eso. Haga mucho ejercicio (de hecho, probablemente fue el ejercicio en la rueda de la jaula de las ratas más que cualquier cosa que haya causado cambios en el cerebro). Jugar afuera incluso se ha encontrado que ha sido capaz de reducir los síntomas del TDAH.

2. Limite los juguetes y pantallas “cerebrales”

La investigación muestra que la tecnología puede afectar negativamente el funcionamiento cognitivo y, sin embargo, los niños también pueden aprender de la tecnología. En cuanto a las pantallas electrónicas (teléfonos, tabletas, TV), tratar de limitar el tiempo y también qué tipo de espectáculos o juegos está viendo el pequeño (los shows más lentos y más realistas son mejores para la función cognitiva).

3. Relación y Conexión

Volver a la ‘zona natural normal’ de un niño, el centro de eso y la característica más importante es una unidad familiar, las figuras de apego, amor y conexión. Una frase clave que usan muchos psicólogos del desarrollo es “usted es el mejor juguete para su bebé”. Y eso es cierto, escuchar su voz, su lenguaje, ver su expresión e interactuar con usted es la forma en que los bebés y los niños pequeños aprenden. Así que un buen consejo es que, para nutrir el cerebro de los bebés y niños en edad preescolar, lo mejor es simplemente jugar con ellos.


Deja un comentario