9 semanas de embarazo, comienza el abultamiento

Las 9 semanas de embarazo representan un momento imprescindible en el desarrollo del pequeño, sin embargo será la mujer quien más note las consecuencias del proceso. Hasta el momento, el futuro bebé ha ido desarrollando todos sus órganos, funciones y levemente su fisonomía, aunque será en este momento cuando el incipiente cambio se notará por primera vez con mayor énfasis.10 semanas de embarazo

Esto se traduce en un aumento considerable de peso y de tamaño de su cuerpo que la mujer notará en los primeros síntomas de abultamiento de la barriga, de forma tan poco perceptible que muchas madres, sobre todo las primerizas, probablemente no se percaten de cambio alguno. Las que ya hayan tenido hijos con anterioridad serán más sensibles a este aumento de volumen abdominal y lo reconocerán al instante.

Respecto al bebé, en la semana 9 de embarazo va transformando su colita trasera que le asemejaba a un renacuajo, para ir convirtiéndola en su columna vertebral. Se le puede reconocer unas pequeñas orejitas incluso con lóbulos, que en menos de una semana se formarán totalmente en su interior. También tiene prácticamente formada del todo la nariz, con unos pequeños agujeritos y sus ojos también están muy desarrollados, aunque éstos permanecen cerrados por los párpados que todavía no son tales, sino una membrana unida que protege esta zona corporal hasta la semana 27 de embarazo.

Aunque muchas personas no lo saben, es en esta semana 9 de embarazo cuando los órganos sexuales del pequeño ya se han desarrollado. No obstante, al estar poco visibles es casi imposible que se pueda distinguir con claridad si es niño o niña.

Del resto del cuerpo cabe destacar que el corazón no está formado completamente y que es capaz de mover brazos y piernas, pero la madre no notará absolutamente ninguno de sus movimientos todavía.

Primeras consecuencias físicas del embarazo

La madre es la que sufrirá las primeras consecuencias físicas del embarazo. El aumento de progesterona provoca gases relacionados con la cantidad de comida ingerida (a mayor cantidad, más gases) y el aumento del peso del bebé se combina con el efecto anterior para producir un aumento de peso y un abultamiento del vientre que representan el primer cambio físico importante de la mujer.

En algunas ocasiones, esta semana de embarazo es clave para el estado de ánimo de cada futura madre, pues es uno de los momentos más notorios en los que se percata de su inminente maternidad y de cómo debe sacrificar su estado físico para el desarrollo del bebé, algo que no debería importarle y que, con las incipientes nuevas hormonas, fomentará el sentido de protección innato en la naturaleza.


DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here