Aprendiendo a dejar los pañales: Tips y Consejos

El dejar el pañal significará un logro muy importante en el desarrollo de tu hijo, esto implica ser más consciente del funcionamiento de su propio cuerpo, lo que le dará autonomía y madurez socio-emocional.

Hasta este momento el pañal le ha permitido moverse con total libertad sin necesidad de desprenderse de “partes suyas”, ahora aprenderá a aceptar la separación y requerirá madurez biológica y emocional.

Es importante que los padres reconozcan cual es el momento adecuado para enseñarle a dejar el pañal, y cómo manejar esta etapa de tal manera que estos cambios no resulten violentos ni conflictivos, en especial para los niños.

¿Cómo saber que ha llegado el momento? Es fundamental que el niño haya logrado cierto nivel de madurez, el cual le permitirá controlar la necesidad de orinar. Usualmente esto ocurre entre el año y medio y los 2 años y medio, aunque esto puede variar de un niño a otro porque cada uno presenta características psicológicas y biológicas propias.

Algunas de las siguientes señales te podrán ayudar a identificar cuando sea la hora en que el niño pueda comenzar a aprender a dejar los pañales:

• El niño es capaz de diferenciar si el pañal está mojado o sucio.
• Cuando con alguna palabra o acción, como agarrarse el pañal, moverse o gestos en su rostro, exprese que tiene ganas de ir al baño.
• El niño ya puede caminar sin ayuda.
• Se interesa por el uso del baño, imitando así a los adultos.

• Cuando el niño demuestra ser independiente en algunas cosas, como querer cambiarse, comer solo, elegir sus propios juegos, y otros detalles que demuestren un grado de madurez.

Algunas recomendaciones que pueden funcionar efectivamente:

Primer día:
Ir de compras con el niño y dejarlo que él mismo escoja su ropa interior, explicándole que es momento de dejar el pañal.

dejar-panalSegundo día y durante 2 semanas:
Conversar con el niño y explicarle que ya no es necesario seguir utilizando el pañal y que a partir de ahora comenzará a usar la ropa interior que eligió. Puedo que no sea fácil, dependiendo del niño, pero poco a poco comenzará a aceptar la nueva realidad.

Acostúmbrelo a sentarse en el baño, primero cada 15 minutos, tenga o no tenga ganas, después cada 30 minutos, cada hora, cada dos horas, durante un par de semanas. Es cierto que al principio no controlará sus estímulos, y las idas frecuentes al baño no coincidirán con sus necesidades, pero poco a poco se irán identificando los momentos precisos y controlando la situación.

Durante las noches, explicarle que ya no va a dormir con el pañal. Se le despierta dos o tres veces cada noche, para que vaya acostumbrándose a controlar su propio cuerpo. Luego se va disminuyendo la frecuencia hasta que sea solo vez por noche que se le despierta, y luego, al cabo de 2 semanas, solo necesitará ir al baño antes de acostarse y al levantarse. Esto también dependerá de cada niño, ya que cada niño tiene sus propios tiempos.

Ahora es importante que cada etapa del entrenamiento sea premiado como lo que es; un gran avance. Bríndele palabras de aliento, abrácelo, aplauda, demuestre alegría, de esta manera el niño sentirá que es un logro y que causan felicidad.

El proceso toma tiempo y mucha paciencia, pero recuerde que el niño requiere de su apoyo, no lo apresure, él está en una etapa de aprendizaje, y debe aprender a controlar esfínteres, y para esto necesita de mucho amor y tiempo. Y no decline, sea consciente que este será un gran avance en el desarrollo emocional de su niño.


DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here