Cómo corregir el comportamiento de los hijos de forma eficaz

El significado original de la palabra disciplina viene de la disciplina latín, que significa “enseñanza, el aprendizaje” y se relaciona con la palabra discípulo. Como padres, somos maestros, profesores que todavía estamos aprendiendo de nosotros mismos. Nuestro objetivo es enseñar a nuestros niños un comportamiento óptimo para que puedan formar relaciones profundas y significativas con los demás a lo largo de sus vidas.

Cuando disciplinamos a nuestros hijos queremos cambiar su comportamiento. Por lo tanto, cuando su hijo pequeño se está escapando, mordiendo, pateando, gritando, golpeando, empujando, agarrando o, por lo general, siendo desafiante, usted lo que quiere es que cambie ese comportamiento. Ellos, naturalmente, comienzan a superar estos comportamientos a medida que adquieren una mayor autorregulación. Mientras tanto, debemos ayudarlos a llegar y guiarlos hacia un comportamiento social óptimo. Los niños que dominan las habilidades sociales están preparados para el éxito en muchas áreas, incluido el rendimiento académico.

Crecimiento del modo de pensar y empoderamiento

Los niños viven en el aquí y ahora, y los niños pequeños, en particular, piensan en un “fijo” modo de pensar, lo que significa que no asumen naturalmente cosas que pueden o van a cambiar. Tenemos que enseñarles que pueden cambiar su comportamiento, para que puedan crecer.

Por ejemplo, cuando los niños se dan cuenta de que han hecho algo mal, pueden sentir el fracaso, y para ellos, se siente como algo permanente. Entonces, nuestro trabajo como padres es sugerir otras formas de manejar situaciones y darles herramientas para manejar sus emociones, así como sugerirles cambiar su comportamiento. ¿Pero cómo pasamos de un sentimiento de fracaso a un sentimiento de empoderamiento?

Cómo empoderar a los niños para cambiar el comportamiento

Cuando su hijo hace algo como agarrar el juguete de otro niño. Se debe corregir el comportamiento (por ejemplo detener el acaparamiento), identificar el problema  (te gustaría un turno con ese juguete, pero Sara está jugando con él ahora), involucrarlos en la toma de perspectiva (¿cómo te sentirías si alguien te agarra un juguete?) y ofrecerle una alternativa (le puedes pedir a Sara que te lo preste), entonces es el momento de sugerir en ellos un cambio de conducta.

Antes de dejar que continúen con lo siguiente, simplemente diga: “Lo recordarás la próxima vez”. Esa simple frase comunica mucho a los niños. Les dice que su falla hoy no es un fracaso permanente, que pueden cambiar, y les da algo positivo en lo que enfocarse, “recordarán la próxima vez que usen sus palabras”. También les ayuda a resolver sus sentimientos actuales (me siento mal ahora, pero la próxima vez puedo hacerlo mejor) y les da una sensación de alivio y deseo de probar la próxima vez.

Cuando hacen eso, sabes que sucedió, fueron empoderados para cambiar su comportamiento desde adentro. Ese orgullo es un reflejo del empoderamiento. Y no se trataba de que usted controlara su comportamiento, sino de que aprendieran una mejor manera e interiorizaran; cambiaron desde adentro.

Esta fase realmente funciona, pero no es magia. El problema es que los niños pequeños no recuerdan fácilmente. Cambiar el comportamiento de un niño necesita práctica y la oportunidad, y si se les empodera a lo largo del camino que va a internalizar esos comportamientos. Agregar consecuencias naturales al comportamiento puede llevar a casa la necesidad de cambiar el comportamiento, pero incluso con niños mayores, querrás que sepan qué poder cambiar y cómo pueden abordar la situación de manera diferente la próxima vez.

“Sé que estás enojado ahora, pero la próxima vez lo recordarás”.

Pruébalo y cuéntame cómo funciona para ti. ¿Cuáles son tus frases?


DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here