¿Cómo saber si estoy mal del hígado? Aprende a reconocerlo

El papel del hígado en nuestra vida no puede ser sobreestimado. Su función principal es la neutralización de sustancias nocivas que ingresan al cuerpo o se forman en él. Con el tiempo y debido a los malos hábitos, la salud del hígado puede verse afectada de forma negativa. En este sentido, es válido preguntarnos: ¿cómo saber si estoy mal del hígado?.

¿Cómo saber si estoy mal del hígado?

La complejidad de diagnosticar muchas enfermedades hepáticas es que, por el momento, muchas de ellas son asintomáticas. Debido a que el hígado carece de terminaciones nerviosas puedes no sentirte mal, incluso, si la enfermedad ya ha comenzado. Debido a la falta de un síndrome de dolor claro, puedes desconocer la aparición de una enfermedad grave. Pero no todo es tan fatal: muchas enfermedades hepáticas pueden identificarse por signos indirectos.

Los signos más comunes de posibles problemas con el hígado son los siguientes:

Debilidad y fatiga

Por supuesto, la debilidad y la fatiga no hablan de nada por sí mismas. Pueden ser el resultado de una enfermedad reciente, problemas de presión, signos de insuficiencia cardiovascular, gastritis, entre otras. También pueden ser un signo de un frío inminente, en resumen, cualquier enfermedad puede causar debilidad.

Pero, si no hay indicios de una enfermedad infecciosa, se duerme lo suficiente, no se padece enfermedades cardíacas, pero constantemente experimenta debilidad, pérdida de fuerza, mala salud sin una razón, entonces vale la pena examinar el hígado. Esta condición indica una intoxicación del cuerpo y el hígado es responsable de neutralizar las toxinas. Tan pronto como deja de hacer frente a esto, los síntomas de autointoxicación del cuerpo aumentan. Por lo tanto, el primer síntoma de estar padeciendo del hígado es debilidad y fatiga.

Dolor en algunas zonas del cuerpo

El dolor en el cuadrante superior derecho puede ser un síntoma del mal funcionamiento del hígado. Realmente no es el hígado lo que duele, ya que no tiene terminaciones nerviosas, sino en su cobertura. El crecimiento del hígado por enfermedad provoca el endurecimiento de las membranas de sus lóbulos y la aparición de dolor.

En este caso, el dolor nunca es agudo, es poco claro, pero persistente y prolongado. Cuando se agrava el problema, el dolor puede volverse permanente y doloroso.

Además, el dolor puede sentirse debajo del omóplato derecho y en la parte posterior. Por lo tanto, si frecuentemente te duele la espalda o el hombro, no culpes a la osteocondrosis, controla tu hígado.

Los dolores fuertes y espasmódicos son indicativos, no de la enfermedad hepática, sino de los problemas de los vecinos: la vesícula biliar y los conductos biliares. El dolor intenso, que aumenta con la presión, indica colecistitis purulenta, por lo tanto, debemos llamar a una ambulancia.

Molestias en el costado

Este síntoma puede acompañar a la colecistitis crónica. Si este síntoma te molesta constantemente, entonces vale la pena realizar un examen detallado. Por lo general, este síntoma indica cirrosis hepática en la etapa inicial, la hepatitis o el desarrollo de tumores.

Problemas en la piel

La piel debe ser vista como un espejo de la salud del hígado. Cualquier problema con él tarde o temprano afectará la condición de la piel. Y no es sorprendente: el hígado deja de destruir las toxinas como debería y la piel, como órgano excretor, se hace cargo de una parte del trabajo. Pero no puede trabajar de esta manera durante mucho tiempo, por lo tanto, muy pronto comienza a sufrir ella misma.

Entonces, si encuentras uno de los siguientes signos podrías estar padeciendo del hígado.

  • Aparición de várices en el cuerpo. Debes prestar especial atención cuando aparecen en las mejillas y espaldas.
  • Manchas en el cuerpo. Por lo general, el cambio en la pigmentación de la piel casi siempre indica problemas con el hígado.
  • Hematomas en el cuerpo. La cirrosis hepática crónica puede alterar la coagulación de la sangre y la fragilidad de los capilares. Por lo tanto, en este caso, incluso una ligera presión puede causar hematomas en el cuerpo.
  • Palmas rojas. Un signo claro de hepatitis y cirrosis es la coloración rojiza de las palmas y las plantas.
  • Piel amarilla. Este es el único signo del cual, tal vez, todo el mundo sabe. Cuando hay problemas con el hígado, a menudo se observa coloración amarillenta de la piel, la esclerótica de los ojos y las membranas mucosas.
  • Pérdida de cabello. A menudo, la enfermedad hepática es acompañada por pérdida de cabello. Esto es debido a que las enfermedades del hígado conducen al desarrollo del desequilibrio hormonal.
  • Picazón cutánea. Este es un síntoma que se presenta frecuentemente cuando estamos padeciendo del hígado.

DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here