¿Cómo saber si sufro de ansiedad?

Pérdida de control sobre el cuerpo, mareo, respiración agitada, incluso sensación de ahogo. Saber por qué ocurre y cómo gestionarlo ayuda a superar estos episodios.

Si nunca has sufrido una crisis de ansiedad, la primera vez que ocurre puedes sentir incluso miedo por tu vida. Parece que en cualquier momento te vas a caer al suelo, pero en realidad se trata sólo de un estado de angustia descontrolada. Saber identificar el trastorno es esencial para recobrar la calma y superar el momento.

¿POR QUÉ OCURRE?

Tener “cierto grado” de ansiedad se considera normal, ya que se trata de una respuesta del organismo en situaciones de estrés que permite mejorar el rendimiento, nos tiene alerta y nos ayuda a afrontar mejor los “contratiempos”. El problema aparece si se rebasan estos límites de normalidad y se transforma en algo patológico, lo que provoca una serie de síntomas que pueden aparecer en forma de crisis puntuales.

En estos casos… A diferencia de un simple episodio de ansiedad generalizado, durante una crisis de ansiedad la persona puede sufrir una angustia extrema que incluso le lleva a “creerse morir”.

¿QUÉ ME ESTÁ SUCEDIENDO?

La crisis de ansiedad aparece de repente, sin avisar, como un episodio inesperado y en muchas ocasiones sin causa aparente. Provoca un miedo extremo a perder el control del cuerpo o a que ocurra algo malo, incluso la muerte.

Un 20% de la población padece ansiedad o es susceptible de padecerla a lo largo de su vida. Los desencadenantes de una crisis pueden ser:

  • Situaciones que nos preocupan, que nos angustien o que percibimos como una amenaza. Aunque la crisis puede darse más tarde, cuando esas situaciones parecen solucionadas.
  • También pueden provocarlos eventos que impliquen pasar nervios, como ir al médico, viajar en avión, hacer un examen o una entrevista de trabajo.

¿CÓMO SABER SI SUFRO DE ANSIEDAD?

Los síntomas que provoca pueden parecer alarmantes. La crisis de ansiedad empieza con un cuadro de palpitaciones, mareos, náuseas, sensación de asfixia o dificultad para respirar. También puede aparecer dolor en el pecho, escalofríos o sudoración intensa, adormecimiento de las manos u hormigueos, temblores, sensación de irrealidad (como si nos viésemos a nosotros mismos en una película sin ser capaces de reconocer nuestro propio cuerpo) e incluso miedo intenso a morir de repente.

El cuadro puede ir empeorando por la propia angustia. La mayoría de las veces la crisis aparece de repente y la persona no sabe cómo actuar, lo que hace que se ponga cada vez más nerviosa y los síntomas vayan en aumento hasta que remiten, como máximo, a los 30 minutos.

como saber si sufro de ansiedad¿QUÉ PUEDES HACER SI SUFRES UNA CRISIS?

No es fácil controlar una crisis, pero hay que intentar no pensar en que nos va a suceder algo malo porque cuanto más centremos en ello nuestros pensamientos, más síntomas vamos a tener.

Intenta distraer tu atención hacia algo diferente a lo que te está sucediendo. Por ejemplo, puede resultar útil contar hacia atrás desde el 100, de 3 en 3. También ayuda pensar en algo que resulte agradable o en un lugar bonito y relajante. Respirar dentro de una bolsa de papel durante unos minutos es efectivo para algunas personas. Si conoces alguna técnica de relajación, ponla en práctica. Procura controlar la respiración todo el rato.

Trata de recordar que los síntomas son una reacción al estrés. Repítete que las reacciones de tu organismo no son amenazantes ni peligrosas.

Debes evitar futuros episodios. El propio miedo a sufrir un nuevo episodio de crisis de ansiedad puede acabar provocándola. Recibir el oportuno asesoramiento médico rebaja esa angustia.

Si la crisis le sucede a otro, si es posible, túmbale o siéntale. Desabróchale la ropa que le pueda oprimir para disminuir la sensación de ahogo. Luego, intenta tranquilizarle y, sobre todo, ayúdale a controlar la respiración.


Deja un comentario