Cómo se hace el queso: pasos a seguir

El queso es un alimento típico Occidental que llevamos conociendo ya desde épocas prehistóricas. Hay miles de variedades en la actualidad desde queso manchego español (típico de la zona de La Mancha, identidad del conocido libro El Quijote) hasta queso suizo, enmmental, provolone, cabrales, roquefort, azul, de cabra, de oveja, mixtos…pero hoy vamos a hablar de cómo se hace el queso fresco casero.

El proceso de elaboración del queso es el que determina cada variedad y cada detalles de todos los quesos que existen pero también influyen otros factores como puede ser el tipo de leche utilizada para su elaboración: leche de vaca, oveja, cabra, búfala, camella…También puede hacerse queso vegetal a partir de flor y leche de la higuera, flor de la alcachofa, etc.

Es imposible hacer una lista definida con todos los quesos existentes ya que solo en Francia, país conocido por sus extraordinarios quesos, existen más de 400 variedades.

cómo se hace el queso

Según el Código Alimentario Español puede definirse el queso como: “producto fresco o madurado obtenido por separación del suero después de la coagulación de la leche natural, de la desnatada total o parcialmente, nata, suero de mantequilla, o de sus mezclas”.

Cómo se hace el queso fresco: pasos a seguir

Primero de todo, para las personas que no conozcan el queso fresco, diremos que se trata de un tipo de queso blando que no tiene proceso de maduración o refinado. De ahí que su elaboración casera sea tan sumamente fácil.

Pues bien, vamos a detallar los pasos a seguir para la elaboración del queso fresco casero:

– Lo primero es pasteurizar 2 o 3 litros de leche de cabra. ¿Cómo? pues mediante su cocción a unos 70 grados centígrados de temperatura durante, al menos, 30 minutos. Posteriormente, dejaremos la leche enfriar hasta los 35-40 grados centígrados.

– Una vez fría, añadiremos unas gotas de zumo de limón y removeremos para que se mezcle bien. Dejaremos reposar de nuevo otros 30 minutos.

– Ahora necesitaremos un paño de un tejido llamado muselina, aunque cualquier tejido similar es válido también. Este paño lo pondremos sobre un colador y verteremos la cuajada de manera equitativa. Ataremos las 4 puntas del paño y lo colgaremos para dejar que escurra bien durante 3 horas. Se recomienda colocar debajo un cubo y presionar cada cierto tiempo la masa para que escurra mejor,

– Finalmente, desataremos las 4 puntas del paño y colocaremos el queso fresco en un plato listo para comer. Mucha gente lo coloca antes en un molde para que adquiera una forma determinada.

Como recomendación diremos que el queso fresco está delicioso combinado con miel o hierbas aromáticas.

Como verán la técnica de elaboración de queso fresco casero es muy fácil y sencilla. Quizás el punto más complicado es conseguir la leche fresca de cabra pero, hoy en día, existen multitud de tiendas en las que se puede obtener este tipo de productos.

Esperamos que con esta receta tan sencilla de cómo se hace el queso fresco casero usted haya aprendido a elaborarlo y lo ponga en práctica para que sepa lo bueno que está este queso poco conocido en algunos países.


1 Comentario

DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here