Los mejores consejos para lograr un aumento

Muchas veces guiados por la ansiedad, nos enfrentamos al temor de sentarnos frente al jefe y solicitar un aumento. Pero evitar esa conversación también podría significar que a fin de mes nos encontremos con un presupuesto menor. Le preguntamos a un experto negociador y estos fueron los mejores consejos para lograr un aumento que él nos dio.

Consejos para lograr un aumento

Sólo tienes que hacerlo, lo más importante para pedir un aumento es hacerlo. Es normal que te plantees la posibilidad de elaborar estrategias para asegurar una respuesta positiva. Pero muchas veces hasta encontrar cuándo y cómo pedir el aumento puede pasar mucho tiempo. Lo que tienes que hacer es estar consciente de tu derecho a exigirlo. Vale la pena abogar por ti mismo.

Dar para recibir

Una vez que hayas reunido el valor suficiente para solicitar una entrevista con el jefe, es importante saber lo que dirás. Debes explicar por qué sería justo que te hagan un aumento, y lo positivo que sería para la compañía que eso suceda. Si no tienes pensado como abordar esa entrevista, entonces es mejor no llamar a la puerta.

¿Qué es lo que ofreces a la compañía que nadie más hace? ¿Tu salario está por debajo de la tasa de mercado de acuerdo a tu experiencia y responsabilidades? Si puedes señalar las veces que ayudaste a lograr el éxito de la organización, entonces ya tienes una buena justificación. El objetivo es lograr una estrategia que te permita comunicar que, así como das, lo mismo esperas recibir.

Conoce a quien pedirás el aumento

Pero no sólo debes explicar por qué es razonable tu solicitud. Debes asegurarte de que tus argumentos también son válidos para tu jefe. De acuerdo a la personalidad y puntos de vista del jefe, determinados razonamientos podrían tener un mejor efecto. Por ejemplo, si te sientas a dialogar por un posible aumento con un jefe que no te considera, este sólo te dará la mano para despedirse.

No les dificultes poder decir que sí

Además de considerar las tácticas que utilizarás al momento de negociar el posible aumento, debes pensar en otras posibles situaciones. Por ejemplo, si las cosas no marchan muy bien para el negocio, entonces es un mal momento para tentar un aumento. Si decides hacerlo en un mal momento, podrías recibir sólo un sobre cerrado y las gracias por tus servicios prestados.

En lugar de esperar a que te digan cuál será tu aumento, debes negociarlo. Si piensas que te mereces un buen aumento, entonces tienes que sentarte a hablar de ello con bastante anticipación.

La honestidad puede pagar

Algunos especialistas previenen sobre los posibles riesgos de quedarse sin empleo cuando la negociación no tiene un resultado positivo. Pero, la verdad es que debes demostrar que tienes algo que te induce a hacerlo. Debes ser claro y directo para explicar que no puedes permanecer en un trabajo cuyo salario no te permite llegar a fin de mes.

Pero, debes ser honesto contigo mismo para determinar que realmente ameritas un aumento. Si realmente crees que lo mereces, pero tu empresa no puede dártelo, es el momento de buscar un nuevo horizonte. Antes de seguir tu camino, pide que te aclaren cuáles son los obstáculos que impiden tu aumento. La retroalimentación podría convencerte que lo mejor es quedarte un tiempo más y volver a negociar cuando las cosas mejoren.


DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here