Diabetes gestacional: riesgo de padecerla y tratamiento

La diabetes gestacional es una forma de diabetes mellitus que una mujer puede desarrollar durante el embarazo. También puede ocurrir que, aunque no presente diabetes, su tolerancia a la glucosa esté alterada, es decir, presente prediabetes. El azúcar en sangre de las mujeres embarazadas se incrementa después de comer, volviendo a la normalidad con el estómago vacío.

La diabetes gestacional es un signo de que una mujer tiene un mayor riesgo de diabetes tipo 2. La mayoría de veces, la diabetes mellitus gestacional aparece en la segunda mitad del embarazo y desaparece después del nacimiento. Aunque podría ser que una mujer quede embarazada, siendo ya diabética.

El médico te explicará en detalle qué hacer si una mujer desarrolla una diabetes antes del embarazo. En cualquier caso, el objetivo del tratamiento es el mismo. Mantener el azúcar en sangre tan cerca de lo normal como sea posible para no dañar la salud del niño.

¿Cómo determinar el riesgo de que una mujer desarrolle diabetes gestacional?

La diabetes mellitus gestacional complica alrededor del 2.0 al 3.5% de todos los embarazos. Incluso en la etapa de planificación familiar, una mujer puede evaluar su riesgo de diabetes gestacional. Sus factores de riesgo son:

  • Sobrepeso u obesidad (calcula tu índice de masa corporal).
  • El incremento significativo del peso corporal de la mujer después de los 18 años.
  • Edad mayor a los 30 años.
  • Antecedentes de familiares que sufren de diabetes.
  • En el embarazo anterior, se le diagnosticó diabetes gestacional, se detectó azúcar en la orina, o nació un niño grande.
  • Síndrome de ovario poliquístico.

Diagnóstico de la diabetes mellitus gestacional

Todas las mujeres entre las 24 y 28 semanas de gestación reciben una prueba oral de tolerancia a la glucosa. Y en el proceso de esta prueba, el nivel de glucosa en el plasma sanguíneo se mide no sólo con el estómago vacío y después de 2 horas, sino también 1 hora después de la “carga”. De esta forma, realizan el diagnóstico de la diabetes gestacional y, si es necesario, dan recomendaciones para el tratamiento.

Aquí será útil recordar que, en mujeres embarazadas en ayunas, el nivel de azúcar en el plasma generalmente permanece normal. Por lo tanto, el análisis del azúcar en ayunas no es suficientemente informativo. Además, si una mujer tiene un alto riesgo de desarrollar diabetes gestacional, entonces la prueba oral de tolerancia a la glucosa debe hacerse en la etapa de planificación del embarazo.

¿Qué tan alto es el riesgo para el feto?

Cuanto mayor es la concentración de glucosa en la sangre de una mujer embarazada, mayor es el riesgo de macrosomía, lo cual es el crecimiento fetal excesivo y exceso de peso corporal, que puede ganar en el tercer trimestre del embarazo. El tamaño de su cabeza y cerebro permanecen normales, pero el tamaño corporal provocará dificultades en el parto.

La macrosomía puede provocar un parto prematuro, así como lesiones al niño o la madre durante el parto. Si la ecografía muestra macrosomía, los médicos suelen provocar partos prematuros para aliviar su curso y evitar traumas de nacimiento. El peligro de tales tácticas es que incluso un feto grande puede no ser lo suficientemente maduro para sobrevivir.

Tratamiento de la diabetes mellitus gestacional

Si una mujer embarazada es diagnosticada con diabetes mellitus gestacional, entonces debe seguir un tratamiento y controlarse regularmente. Se prescribe una dieta, actividad física moderada y se recomienda medir el azúcar en la sangre 5-6 veces al día.

Si la dieta y ejercicios no ayudan a llevar el azúcar a la normalidad, entonces se recetan inyecciones de insulina. ¿Qué tipo de régimen de insulina se prescribe? Esto es decidido por un médico.

Dieta en la diabetes gestacional

La dieta adecuada para la diabetes gestacional es la siguiente:

  • Comer 5 a 6 veces al día, 3 comidas principales y 2 a 3 bocados.
  • Se rechaza completamente el uso de carbohidratos, que son rápidamente absorbidos (dulces, harina, patatas).
  • Medir cuidadosamente el azúcar en el glucómetro de la sangre, sin falta, 1 hora después de cada comida.
  • La dieta debe contener 40 a 45% de carbohidratos, hasta el 30% de grasas saludables y 25-60% de las proteínas.
  • La ingesta calórica se calcula mediante la fórmula 30-35 kcal por 1 kg de su peso corporal ideal.

Si antes del embarazo la mujer estaba dentro de su índice de peso corporal, entonces podría subir 11-16 kg. Pero, si ya tenía un exceso de peso u obesidad, entonces no debería ganar más de 7 a 8 kg.


DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here