Dieta del tipo de sangre

Como su nombre lo indica, esta dieta marca la importancia de los alimentos que debe consumir la gente de acuerdo a su tipo de sangre. La teoría sobre la dieta del tipo de sangre indica que cada persona digiere la comida de manera diferente y que uno de los factores que determinan eso es su tipo de sangre.

Por lo mismo, si no se comen los alimentos indicados pueden generarse males en el cuerpo como un metabolismo más lento o incluso ciertas enfermedades. Al contrario, si se tiene una dieta acorde a esto, la salud tiende a mejorar.

Tipos de sangre.

Tipo O. Se benefician más de una dieta con muchas proteínas, carnes magras y pescado, poco pan y mucho ejercicio. Los carbohidratos están limitados para las personas de este tipo.

Tipo A. Asimilan mejor los carbohidratos por lo que la proteína de soya y los vegetales son los indicados, además de que también se recomienda comer mucho pescado. El ejercicio está limitado en el caso de estas personas.

Tipo B. Se caracteriza por su flexibilidad ya que pueden tolerar gran cantidad de alimentos: carnes, verduras, frutas.

Tipo AB. Comparte las mismas características con los del Tipo A y B. Evitan la carne, pero el pescado es aceptable y se recomienda hacer ejercicio de forma moderada.

En la mayoría de los casos el consumo de alcohol o cualquier producto similar está restringido y aunque no se especifica, se recomienda evitar en todos los casos dulces, comida chatarra o bebidas azucaradas, dándole mucha importancia a tomar agua.

Ventajas y desventajas.

No hay restricciones sobre la cantidad de calorías permitidas durante la dieta, por lo que el hambre o la ansiedad de comer no es un problema como en otros casos.

El principal problema de esta dieta es la falta de información que ayude a corroborar la teoría detrás de ésta. Se sabe perfectamente que cada persona, y por lo tanto cada metabolismo es diferente, pero no si está relacionado con su tipo de sangre. Además, no es lo más indicado el dejar de lado ciertos tipos de alimentos, ya que lo mejor es tener una dieta balanceada.

Esta dieta consiste más en una mejora de la salud que en la pérdida de peso. Simplemente, la quema de grasa es un efecto indirecto de la dieta, al cuidarnos a nosotros mismos, procurando tener alimentos saludables, por lo que es mejor intentar este plan cuando la salud sea más importante que el peso.


DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here