La dieta de la toronja está basada en el consumo diario de toronjas o jugo de toronjas en cada comida, acompañado con especias o mantequilla. Es un plan con alimentos ricos en proteínas, cuyo objetivo es la pérdida rápida de peso en un tiempo de 10 a 12 días aproximadamente. Este régimen es famoso por el tiempo que ha durado dando resultados, y muchos  testimonios de su efectividad, ya que se dice que fue ideada entre las décadas de 1930 y 1940.

Alimentos permitidos:
  • Desayuno: Huevos cocidos, tocino y por supuesto toronjas. La mitad de una o medio litro de su jugo.
  • Almuerzo: Ensalada con carne (cerdo o carnes rojas) sin importar la cantidad (pero con moderación) y nuevamente la mitad de una toronja o medio litro de su jugo.
  • Cena: Carne (cerdo o carnes rojas) acompañada de una ensalada o vegetales verdes o rojos, café o té y la mitad de una toronja o medio litro de su jugo.

Además de esto, se recomienda limitar el azúcar, las cebollas y alimentos con carbohidratos como el arroz. Dar importancia al consumo de agua si se opta por comer las toronjas en vez de tomar un jugo.

Algo en lo que coinciden todas las versiones de esta dieta de la toronja es en el bajo consumo de calorías y carbohidratos, limitado por lo general a menos de 1000 por día.

Ventajas y desventajas.

El mayor atractivo de esta dieta de la toronja es la promesa de perder peso en unos cuantos días y el incluir una fruta altamente nutritiva como la toronja, por lo que no sólo es una opción adecuada para perder peso sino también para la salud. El consumo diario de vitamina C brinda una gran protección para el sistema inmunológico.

Desafortunadamente no hay investigaciones que respalden los efectos de las toronjas con la pérdida de peso, y se cree que si hay testimonios de los resultados a través de los años es sólo porque la dieta es baja en calorías y carbohidratos. Esto nos presenta el problema de la disciplina, ya que puede llegar a ser aburrido permanecer 10 días sin comer nada más, y aunque existen diferentes versiones de la dieta, sus similitudes terminan llevando al mismo problema.

Si optas por probar esta dieta de la toronja, piensa que tal vez no sean necesariamente las toronjas las causantes de la eventual pérdida de peso, sino más bien el plan que la complementa. El gusto por éstas es esencial por lo que si no te gustan puedes probar algo completamente diferente. La salud siempre debe de estar primero, y eso incluye por supuesto, la salud mental, con la gran variedad de frutas que tenemos al alcance, no hay necesidad de forzarse.


DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here