Entérate por qué se inflama y duele la vesícula. Te damos 8 posibles motivos.

La vesícula biliar en un pequeño órgano en forma de bolsa que tiene como función guardar jugo biliar, y vaciarlo al estómago cuando sea necesario en el proceso digestivo. La bilis que se produce en el hígado es activada con anticipación, y vaciada para realizar la digestión estomacal. Algunas patologías o enfermedades pueden hacer que la vesícula se inflame o que duela con regularidad, e incluso el proceso puede indicar una enfermedad más seria.

La vesícula se encuentra al costado derecho sobre el hígado y el estómago, generalmente el dolor puede aparecer en el costado derecho y irradiar hacia la espalda y zonas adyacentes a este costado, sin embargo, hay algunas razones puntuales por las que puede doler la vesícula, lo que probablemente amerite una asistencia médica o visita al especialista.

Algunas enfermedades o condiciones requieren la intervención médica quirúrgica para extirpar la vesícula, ya que por algún motivo, la misma no cumple eficientemente su función, situación que genera un dolor fuerte que puede confundirse con molestias renales; en este sentido se hace necesario realizar varios exámenes antes de decidir la conducta médica.

¿Por qué se inflama y duele la vesícula?

A continuación te explicaremos 8 razones del por qué se inflama y duele la vesícula, presta atención para poder encontrar el motivo de tus molestias.

1. Litiasis biliar: Muchas veces se forman dentro del saco biliar unas calcificaciones, que son cálculos o piedras, y que pueden interferir en el buen funcionamiento biliar, y hasta pueden obstruir las vías de vaciado y llenado de la misma, inflamando y provocando dolor en la vesícula biliar.

2. Pólipos biliares: Son pequeñas formaciones que alteran la pared biliar y que si llegara a infectarse puede producir grandes dolores, y hasta una emergencia médica por la inflamación que genera.

3. Malas digestiones: Es posible que un mal funcionamiento biliar produzca una mala digestión, por lo que la vesícula puede generar muchos ácidos, o bien puede inflamarse o acumular los líquidos biliares.

4. Anomalías congénitas: Son malformaciones en el saco biliar y sus conductos, que pueden formar hernias que interrumpan el flujo biliar de alguna manera, y hacer que la misma se inflame y duela con bastante frecuencia. La resolución de este problema es quirúrgica.

5. Presencia de cristales de colesterol: Tener el colesterol alto por tiempo prolongado puede producir la formación de cristales, y que los mismos se incrusten en las paredes de los conductos biliares, en ocasiones formando pequeños nódulos que pueden desprenderse con el tiempo y formar cálculos sueltos dentro del saco biliar.

6. Colelitiasis: Es probablemente la enfermedad aguda que produce mayor dolor. Se trata de una grave infección con litiasis, que altera los valores sanguíneos, y cuya resolución debería terminar en cirugía de emergencia, previo tratamiento con antibióticos.

7. Colecistitis aguda: Es una infección bacteriana todavía mas grave, que altera de forma significativa los valores de la sangre y que si no se interviene de forma quirúrgica y de emergencia, puede producir una perforación del saco biliar, lo que puede generar una septicemia y la muerte como consecuencia de esta infección, en la peor de las situaciones. Conviene que en este tipo de cólicos fuertes e infecciones, la atención médica sea inmediata. La colecistitis es la complicación más frecuente de una colelitiasis, y quizás la más dolorosa.

8. Coledocolitiasis: Es una inflamación e infección que puede perdurar en el tiempo, y que puede cursar incluso sin dolor durante meses, pero frecuentemente hay algunos síntomas asociados, que incluyen dolor e inflamación del hipocondrio derecho y algo de ictericia por la obstrucción biliar. Esta condición requiere vigilancia médica con conducta de cirugía para extirpar la vesícula.

La mayor parte de las condiciones de enfermedad biliar que causan dolor están producidas por obstrucciones por litiasis, por infecciones como colecistitis y colelitiasis, y la solución en muchos casos, además de la atención médica y vigilancia oportuna, es la extirpación quirúrgica del órgano. Ahora que sabes por qué se inflama y duele la vesícula, deberás estar atento ante cualquier dolor o molestias en el lateral derecho del abdomen y espalda, se recomienda la asistencia a un especialista que diagnostique o descarte cualquier condición riesgosa.


DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here