La dieta paleo

La dieta paleo hace referencia a los alimentos que existían hace millones de años y como los hombres de la antigüedad no tenían necesidad de consumir nada más que eso, por eso el nombre viene de paleolítico.

A diferencia de otros programas, éste no tiene un plan bien definido ya que consiste en comer lo más posible, siempre y cuando sean comidas altamente nutritivas y bajas en azúcares y sales. Si bien tampoco está claro qué está bien comer, el dejar fuera refrescos, hamburguesas y cualquier tipo de comida moderna presenta un buen punto de partida.

Etapas de la dieta paleo

1. Durante 2 a 4 semanas comienza el día tomando un vaso enorme de agua. Durante el día se comen frutas secas y al final de éste puedes permitirte una comida normal: carne, pescado, etc.

2. Esta etapa sigue en la siguientes 2 a 8 semanas. Se continúa tomando agua por las mañanas y también en el día. En la noche se pueden comer huevos, vegetales, semillas o nueces.

3. En la última etapa se continúa con la rutina de los vasos de agua durante la mañana y en la noche se pueden tener los mismos alimentos que en la etapa anterior. La diferencia está en que aquí se puede optar por alimentos con más proteínas como la carne y el pescado, y en general alimentos naturales no procesados. Como a esta altura deberían verse algunos resultados, se puede continuar el tiempo que uno considere necesario.

Se simula un estilo de vida parecido al de la prehistoria, por lo que productos lácteos o derivados del trigo quedan fuera. Las bebidas azucaradas, dulces y la comida chatarra están prohibidos.

Ventajas y desventajas

Como se consumen alimentos altamente nutritivos y de manera balanceada, las ventajas de la dieta se ven desde el principio, ya que además del peso también mejorará nuestra salud. El énfasis que se tiene en tomar agua y en los vegetales es prueba de ello.

El problema se presenta porque las cantidades de cada cosa no están marcadas debidamente y se puede comer en exceso obteniendo un resultado completamente opuesto. Si se come de más y además no se generan los resultados esperados, se puede caer en una obsesión por la comida, rompiendo el balance entre los alimentos.

Si se tiene la determinación de cambiar radicalmente los hábitos alimenticios, esta dieta es ideal para bajar de peso y mejorar nuestra salud. No es fácil, pero los beneficios a largo plazo hacen que valga la pena.


Deja un comentario