Las claves para saber cómo se pone un tampón

Muchas mujeres conocen lo que es, pero nunca llegan a saber cómo se pone un tampón correctamente.

como poner un tampón

Los tampones son un accesorio de higiene femenina que sirven como absorción de los flujos de la menstruación. Es importante mencionar que tienen un grado de absorción determinado que depende de la cantidad de flujo absorvido. Este grado de absorción es muy importante ya que se debe elegir el grado óptimo para evitar problemas de sequedad y otras consecuencias. Por eso, en caso de duda, es recomendable utilizar el de menor absorción y cambiar el tampón cada 4-8 horas.

Actualmente, los tampones son desechables, con forma de tubo y están recubiertos por material absorbente.

Es habitual encontrar los llamados “tampones con aplicador”. Este aplicador tiene como objetivo que no uses tus manos para introducir el tampón en la vagina y está formado por dos tubos de plástico que permiten la colocación de manera fácil y sencilla

Utilizar tampones implica ventajas respecto a las compresas. Por ejemplo, el hecho de poder bañarnos en piscinas, ríos, lagos o playas. Es indiferente. También permite realizar deporte de manera más cómoda.

Muchas mujeres se niegan a utilizar tampones por el miedo a que queden alojados en la vagina, y es que, hace años, se dieron casos de tampones de alta absorbencia que provocaron infecciones bacterianas: el llamado síndrome de shock tóxico.

También existen mujeres de otras razas distintas a la nuestra que no se atreven a utilizar tampones debido a la reputación femenina que representa la virginidad en sus culturas. A esto hay que decir que es imposible que un tampón rompa el himen de una mujer.

Pues bien, después de haber aclarado ciertos conceptos sobre el tampón vamos a ver lo importante: cómo se coloca un tampón

Cómo se pone un tampón

 Antes de nada, si es la primera vez que usted va a colocarse un tampón debe respirar profundo y, sobre todo, tranquilizarse. Los nervios no son buenos amigos para la colocación de un tampón.

Por otro lado, es recomendable que la primera vez que se coloque un tampón sea en días de menstruación abundante (para evitar sequedades, básicamente).

Bueno, pues una vez que estemos tranquilas, lávese las manos y desenvuelva el tapón (suelen venir en pequeños envoltorios de plástico individuales.)

No existe una postura universal para colocar un tampón pero si es cierto que levantando una pierna es bastante más fácil. También se puede realizar sentada  en el WC con las piernas abiertas. Como les digo, la postura va más con la comodidad de cada una.

Si se ha decidido por un tampón con aplicador, deberá extraer el tubo interior hasta que llegue a un tope (no tire con demasiada fuerza porque si se separan los dos tubos tendrá que desechar el tampón porque ya no valdrá). La manera de cogerlo para colocarlo será lo siguiente:

cómo poner un tampón

Ya tenemos claro cómo sujetar el tampón para introducirlo eficazmente. Ahora deberemos abrir los labios de la vulva de nuestra “zona íntima” e introducir poco a poco el tampón. Recuerde que la entrada de nuestra vagina no es recta sino que hace una ligera curvatura, por lo que no intente meter el tampón en dirección vertical porque no lo conseguirá, se pondrá nerviosa, tensa, su vagina se cerrará y no habrá introducido el tampón.

Bien, una vez introducida la punta del tampón y todavía sujetando el aplicador, empujaremos con el dedo índice el tubo interior hasta que quede completamente dentro del tubo exterior (el tampón ya habrá quedado fuera del aplicador).

Para terminar, retiraremos los dos tubos de dentro de la vagina y los desecharemos (no tirar al WC).

El cordón del tampón quedará fuera para tirar de él cuando queramos quitar el tampón introducido para cambiarlo por otro, realizando exactamente el mismo procedimiento. Fácil, ¿no?


Deja un comentario