Mindful eating la nueva tendencia para perder peso

El mindful eating es una tendencia, que puede ser clave para perder peso rápidamente saciando las necesidades físicas y psicológicas. Además, te ayuda a obtener el máximo aporte nutricional de los alimentos. Es importante destacar que el mindful eating no está catalogado como una dieta, es más una tendencia con muchos seguidores.

Se concentra en la forma en la que consumimos los alimentos, y cómo estos nos aportan beneficios. Muchos la definen como una manera de entender la alimentación. Esta tendencia deriva del “mindfulness”, práctica que seguramente sueles hacer en tu día a día. Es básicamente un estilo de meditación, donde se reduce el estrés y desarrolla la conciencia.

Esta clase de técnicas ayudan en el estrés ocasionado por el “hambre emocional”, que tiende a producirse cuando se lleva una dieta. No obstante, es decisión tuya si decides practicar el mindful eating.

¿De qué se trata el mindful eating?

Como ya te indicamos, ésta es una tendencia que surgió por el mindfulness. Lo que se pretende lograr con esta práctica es:

  • Mejorar la atención plena, de cada uno de los ámbitos de nuestra vida cotidiana.
  • Mejorar la alimentación, en áreas fundamentales, ya sea en los niños o en los adultos. Para esta práctica una parte fundamental es la alimentación.
  • Eliminar la ingesta de alimentos rodeados de estímulos. Esto se debe a que actualmente muchas personas tienden a comer frente a la televisión, la radio, los sonidos de la ciudad, bajo estrés, todo tipo de preocupaciones, al igual que otros estímulos.
  • Mantener un equilibrio en nuestro plato, ya que este también se ve saturado por una gran cantidad de sabores, colores y olores.
  • Recordar lo importante que es la alimentación para nuestro organismo, evitando la saturación mental.
  • Lograr un equilibrio entre saciar nuestras emociones y nuestro organismo. Debido a que en muchas ocasiones no recordamos lo importante que es alimentar a nuestro organismo como se merece.
  • Nos recuerda que la comida en ocasiones es usada como un medio para desahogar las emociones. Lo cual resulta algo un poco placentero, capaz de canalizar el ansia y el estrés.

Estas son las diferentes pautas que pretende “controlar” el mindful eating. Con el fin de mejorar nuestro estilo de vida.

Cómo y en qué momentos aplicar el mindful eating

Antes de comer tomarse un vaso de agua

Aunque parece algo simple el agua, ayuda a reducir la ansiedad y a perder peso. De la misma manera sirve para regular el hambre emocional y facilita el proceso de la digestión. Es importante recordar que tomar un vaso de agua mientras comes evitará la eficiente asimilación de los nutrientes. Al igual que llenará tu estómago, por ello se recomienda tomar agua antes de comer.

Comer en un lugar tranquilo y en silencio

Esta es una de las tareas más complicadas. Esto se debe a que cuando se come en familia supone tener que charlar, reír, en algunos casos discutir, escuchar la televisión, estar pendiente del móvil y todo en un mismo momento.

Todos esto estímulos, evitarán que estemos consiente de nuestra alimentación, que no degustemos los platos, las verduras, las frutas o las carnes. Básicamente comemos rápido y en exceso sin ni siquiera percatarnos.

No comer si no tienes hambre

Comer por comer no es lo ideal. Esto ocurre mayormente cuando nos forzamos a terminar nuestro plato de comida en medio de una cena en algún restaurante. De la misma manera ocurre cuando nos sentamos a comer porque es la hora, porque estamos enfadados, aburridos, o sentimos cansancio. Esto se debe a que pensamos que comer es la solución a muchas de las preocupaciones.

Según la técnica mindful eating, lo ideal antes de comer en exceso es salir a dar un paseo, ducharse o simplemente charlar con alguien. La alimentación es un proceso que debe hacerse cuando se esté relajado y centrado.

Comer de todo

Alimentarse de forma consiente implica tener que comer de todo, sin dejar de lado ningún alimento, pero sin excederse. Una buena alimentación es variada pero también debe ser relajada y responsable.

Esta tendencia te exige que varíes los alimentos que masticas, de manera relajada, disfrutando de cada bocado y estar consciente del aquí y del ahora. Unas palabras de relajación usada en esta técnica es: “Estoy comiendo, disfruto de ello estoy calmado, no tengo prisa. Me encuentro bien”.

Termina de último al comer

Tener prisa al momento de comer es nuestro peor enemigo. Cuando se come rápido se termina ingiriendo más de lo debido, haciendo que el proceso de la digestión sea más pesado. Lo mejor que puedes hacer es comer despacio. Debes recordar que al cabo de 20 minutos de comenzar a comer, es el estómago el que te dirá si estás lleno. Por ello es que debes comer con calma y sin apresurarte.

Hacer media hora de ejercicio por día

Correr, bailar, pasear, montar en bici, esta clase de ejercicios aeróbicos mejoran el estado de tu mente y cuerpo. Por esta razón se recomienda estar todos los días en movimiento.

Medita

Debes recordar que el mindful eating se nutre del mindfulness, un estilo de meditación. Es decir que no tendría ningún sentido no llevar a cabo un ejercicio de meditación. Elige el mejor para ti, que se adapte a tu rutina. Una buena opción es en la mañana, mucho antes de que alguien se levante, o durante el amanecer, para apreciar esa calma y tranquilidad.

Recuerda que el mindful eating no es una dieta, es más una tendencia, cuyos pilares son centrarse en el aquí y en el ahora, para asimilar mejor los alimentos que nos llevamos a la boca.


DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here