Científicos de la Universidad de Maryland en los Estados Unidos, desarrollaron una batería ecológica, utilizando fibra de madera recubierta de estaño. Para que sea más “verde”, los investigadores sustituyeron el litio, altamente contaminantes, por el sodio.

Debido a que el sodio no mantiene la energía tan eficientemente como el litio, estas baterías no deben ir a los dispositivos portátiles, tales como teléfonos móviles y ordenadores portátiles. Sería más útil para almacenar grandes cantidades de energía, como la energía solar en un molino.

Nanobateria de fibra de madera

“La inspiración detrás de esta idea surgió de los árboles”, dijo Liangbing Hu, profesor asistente de ciencia de los materiales en la Universidad. “Las fibras de madera retienen el agua rica en minerales, lo que las hace ideales para el almacenamiento de los electrolitos líquidos, por lo que no sólo es la base, sino también una parte activa de la batería”, explicó.

Las baterías regulares se construyen muy rígido, y muchas veces no son compatibles con la expansión y contracción causada por el movimiento de electrones durante la recarga y descarga, respectivamente, y se pueden romper. Como las fibras de madera son muy flexibles, las baterías de sodio-litio podrían ser cargadas ​​hasta 400 veces, las longitudes más grandes entre nanobaterías.


DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here