¿Por qué salen derrames en los ojos?

De nuestros órganos, los ojos son uno de los más importantes, ya que mediante ellos podemos ver todo a nuestro alrededor, es entonces que se debe tener cuidado porque se trata de una parte delicada.

Nuestros ojos se encuentran protegidos por los huesos que rodean el cráneo, además, tienen un alto riego de sangre que los ayuda de una capacidad de recuperación. Es ese riego de sangre que hace aparecer en ocasiones esos conocidos derrames oculares.

Cuando los vasos sanguíneos que se encuentran dentro de nuestro ojo se rompen, ocasionan una hemorragia, y debido a la transparencia y delgadez de la membrana conjuntiva, la sangre no absorbida se queda acumulada entre el ojo y eso forma el derrame ocular.

La parte blanca de nuestro ojo (esclera) se encuentra cubierta por una capa trasparente (membrana conjuntiva). Entre esta membrana y el ojo se extiende una capa de proteínas, donde se encuentran los vasos sanguíneos, y esos son los que se rompen, pudiendo ocasionar lo que se conoce como derrame.

Motivos de los derrames en los ojos

Las derrames oculares pueden ser causados por diferentes factores, pero es muy importante descartar que ello se deba a una enfermedad o trastorno, ya que en su mayoría de veces solamente se trata de que se va liberando un poco de sangre.

Entre los motivos más comunes por el que sucede un derrame ocular son los estornudos, la tos, alguna activada que requiera gran esfuerzo, o cualquier otra actividad donde temporalmente se incremente una presión sanguínea en la venas, siendo eso lo que da lugar a esa pequeña rotura del vaso capilar.

No obstante, también es posible que se presente un derrame en las personas que tienen diabetes, toman aspirinas o anticoagulantes, y con las personas hipertensas, ya que estos afectan los mecanismos que están relacionados con la sangre del cuerpo.

derrames en los ojosDe acuerdo con algunos especialistas de la sociedad oftalmología de España, en la mayoría de casos el derrame ocular no requiere de ningún tratamiento específico, pero se debe de diagnosticar correctamente. La evolución normal para el proceso de reabsorción de sangre tomará entre dos y tres semanas, y a ello se le debe de dar un seguimiento.

Los ojos tienen una gran capacidad de recuperación, por lo que no es necesario hacer nada si se trata solamente de algo superficial. Es muy importante que se tenga en cuenta que es nuestro propio organismo el que absorberá la sangre derramada. Por lo tanto, no se debe aplicar nada para acelerar esa disolución de sangre. Esa aceleración solamente se realizará si a causa de esa acumulación de sangre se genera una especie de relieve en nuestro ojo, que molesta al comenzar a parpadear, o también si se empieza a resecar nuestro sistema ocular. Es ideal que se esperen dos semanas, si no causa molestias.


DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here