¿Por qué salen las perrillas? Aquí algunas posibles causas

Sientes una molestia en los ojos y cuando te ves al espejo resulta que te ha aparecido una perrilla u orzuelo, y no tienes idea de la razón. A continuación te diremos algunas posibles causas del por qué salen las perrillas.

El orzuelo o perrillas es un problema ocular muy común y en la mayoría de los casos ocurre como una afección benigna que sana por sí misma, en pocos días.  Se trata de una obstrucción, inflamación y posterior infección, de una de las glándulas que se encuentran en los párpados. Normalmente afecta a un solo ojo, aunque puede tenerse más de un orzuelo a la vez, en un mismo párpado.

En el párpado, existen tres tipos de glándulas sebáceas que son las encargadas de producir el líquido y la grasa de los ojos. Ellas son las glándulas de Zeiss, de Moll y de Meibomio.  Según sea la glándula afectada, los orzuelos pueden ser:

● Externos: Aqueja a las glándulas de Zeis y Moll.  Su orificio de drenaje está ubicado hacia la parte exterior del párpado. Es el tipo más común de orzuelo. Comienza como un grano doloroso, de color rojo, junto a la raíz (folículo) de una pestaña y rápidamente acumula pus.

● Internos: Afecta a las glándulas de Meibomio, las cuales se infectan. Este tipo de orzuelo brota en la superficie interna del párpado, contra el globo ocular. Suele ser más complicado, puesto que su orificio de drenaje está dirigido hacia dentro del ojo. Es menos frecuente, pero provoca más dolor e incluso fiebre. Puede desaparecer por completo una vez que la infección cede, u ocasionar la formación de un pequeño quiste llamado chalazión.

● Chalazión: Se trata de un bulto ubicado en el párpado superior o inferior, ocasionado por inflamación de la glándula Meibomio. Puede ser un bulto suave y estar lleno de líquido, o bien, firme. También se conoce como quiste de Meibomio, quiste tarsal o granuloma conjuntival. Puede ser indoloro e incluso causar visión borrosa, si es lo suficientemente grande para ejercer presión en el globo ocular. En la mayoría de los casos desaparece sin tratamiento, en varias semanas. En pocas ocasiones puede ser indicación de una infección o cáncer de piel.

Los síntomas más comunes de un orzuelo son: inflamación, dolor, enrojecimiento, lagrimeo, sensación irritante y arenosa, como si hubiese alguna partícula extraña, y sensibilidad a la luz.

Causas por las que nos pueden aparecer perrillas (orzuelos)

Los orzuelos son causados por bacterias de la piel, que penetran las glándulas sebáceas de los párpados. A continuación mencionaremos algunas posibles causas de su aparición.

● Las infecciones en los orzuelos son causadas en la mayor parte de los casos por Staphilococus Aureus, nueve de cada diez pacientes de orzuelo son tratados ​​por esta bacteria. Esta bacteria normalmente habita en la piel y las mucosas, y aprovecha cualquier oportunidad para atacar las zonas más vulnerables. Es una bacteria muy resistente, el uso de antibióticos tópicos no resulta de gran utilidad en la mayoría de los casos.

perillas causas● La causa principal de aparición de orzuelos es una baja en las defensas del organismo que puede devenir por estrés, ansiedad, anemia, gripe…

● En los niños, puede aparecer por un control deficiente de problemas oculares, como la miopía o el astigmatismo; y en los adultos, por no utilizar lentes cuando se necesitan y forzar la vista. En ambos casos, es fundamental acudir al oftalmólogo.

● La aparición continua de orzuelos está asociada con deficiencias de vitamina A.

● La falta de higiene aumenta el riesgo de infecciones en los párpados, por lo que se debe evitar tocarse los ojos con las manos sucias, cambiar los lentes de contacto sin antes lavarse las manos, no desinfectar los lentes de contacto antes de usarlos, dejar el maquillaje en los ojos por la noche hasta la mañana, usar productos cosméticos vencidos.

Tratamiento

● Aplicar compresas calientes sobre el ojo para que el orzuelo madure, se abra y la grasa contenida en el mismo sea expulsada. En algunos casos, se requiere la aplicación de antibióticos para evitar la sobreinfección.

● Si el orzuelo se vuelve crónico, puede requerir de extirpación quirúrgica.

Recomendaciones

● Nunca presionar el orzuelo, porque podría esparcirse la infección.

● Preservar la limpieza ocular para evitar que las glándulas palpebrales se obstruyan. Existen una gran variedad de toallitas y geles limpiadores, de venta en las farmacias, muy útiles y beneficiosos para el cuidado ocular.

● Mantener las manos limpias, toda vez que con ellas entramos en contacto con millones de gérmenes que pueden pasar a través de ellas a los ojos.


DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here