¿Por qué siento muchas ganas de orinar y orino poco?

Algunas personas, a pesar del fuerte deseo de orinar, orinan muy poco, o simplemente no logran orinar nada en absoluto. En muchos de estos casos, la necesidad de orinar está acompañada de dolor, sensación de ardor u otros fenómenos desagradables. A continuación te resolveremos la duda, ¿por qué siento muchas ganas de orinar y orino poco?.

Con la permeabilidad normal del tracto urinario, la vejiga urinaria es responsable del impulso de orinar. Es un hueco, que se asemeja a una bolsa, con una pared muscular. Cuando la vejiga urinaria está llena de orina, sus paredes comienzan a contraerse y vaciarse. El cerebro emite las señales correspondientes, que provocan una sensación de impulso de orinar.

¿Por qué siento muchas ganas de orinar y orino poco?

Los deseos de orinar son los mismos fenómenos naturales que el deseo de dormir o la sensación de hambre. Pero, a veces, el deseo de orinar no se completa correctamente: No hay una cantidad suficiente de orina o el volumen no corresponde a la fuerza del impulso. Por lo general, la razón principal es la presencia de cualquier obstrucción o factores irritantes del tracto urinario.

1. Alimentos y sustancias irritantes del tracto urinario

Las sustancias con un efecto irritante y estimulante en el tracto urinario a menudo confunden la vejiga. El alcohol y las bebidas que contienen cafeína, como el café o el té, estimulan el funcionamiento de la vejiga. Algunos sustitutos del azúcar, también provocan falsas ganas de orinar e, incluso, suelen tener un efecto irritante sobre la vejiga.

2. Estrés y ansiedad

En un estado de estrés o ansiedad normal, puede haber alteraciones en la cadena de células nerviosas responsables de la necesidad de liberación de la vejiga.

3. Enfermedades infecciosas

Las enfermedades infecciosas del tracto urinario también son una causa común de tales trastornos. En este caso, el efecto estimulante sobre el proceso de formación de orina o la aparición de urgencias urinarias no depende de la ubicación de la infección. Puede tratarse de problemas en los riñones, la vejiga, la uretra, la vagina o la glándula prostática.

Las enfermedades infecciosas, además, que pueden causar una sensación de ardor al orinar. Hay una enfermedad infecciosa de la vejiga, llamada cistitis intersticial, cuyas causas no están completamente claras, pero su presencia provoca deseos casi incesantes de orinar.

4. Estreñimiento

El estreñimiento puede interferir con la salida de orina. La vejiga urinaria y el intestino son vecinos, y cuando tienes ganas de orinar y necesitas vaciar la vejiga, la presión del contenido del intestino interfiere con la salida de orina.

5. Presencia de obstáculos en el tracto urinario

Los obstáculos en varias áreas del tracto urinario pueden ser causados ​​por piedras en el riñón y la vejiga, así como por un aumento en la glándula prostática. La vejiga no puede liberarse por completo debido a la obstrucción existente, lo que conduce a un llenado más rápido con las siguientes porciones de orina. Si no hay tratamiento en tales casos, la micción se vuelve cada vez más difícil y requiere esfuerzos adicionales. Como consecuencia, se puede desarrollar la incontinencia urinaria.

Algunas recomendaciones

Debes tratar de evitar salir corriendo al baño cada vez que tengas el más mínimo deseo de orinar, pudieras terminar haciendo demasiado esfuerzo y lastimándote. Además, que al no salir orina, la situación te puede causar preocupación y estrés, por no mencionar los efectos adversos.

Cuando tengas ganas de orinar, intenta relajarte y despejar la mente. La vejiga es un órgano muscular que se contrae durante el vaciado. Por lo tanto, para superar el impulso de orinar, necesitas relajarte.

En el momento en que tienes deseos de orinar, es necesario estar relajado, cerrar los ojos y tomar algunas respiraciones profundas. Puedes usar cualquiera de tus ejercicios de relajación favoritos. Resulta que, de esta manera, en muchos pacientes se suprime el deseo de orinar. Estos métodos son especialmente efectivos en los casos en que los deseos están asociados con el estrés.

Procura llevar un control diario de alimentos, así podrás identificar los alimentos y bebidas que provocan la necesidad de orinar. En caso de infección, debes eliminarla como una de las posibles causas de tus trastornos. Informa a tu médico sobre esto y pídele que te examine y te recete en base al análisis de orina.


DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here