¿Qué pasa si me aguanto las ganas de orinar? Descubre 5 consecuencias

¿Sabes qué nos puede ocurrir si aguantamos mucho las ganas de ir al baño a orinar y su gravedad? Después de todo, al menos una vez tuvimos que contener nuestro deseo natural. Por este motivo, a continuación te sacaremos de esa duda que tienes, ¿qué pasa si me aguanto las ganas de orinar?

¿Cuántas veces en tu vida tuviste que soportar y posponer un viaje al baño? Cuando trabajas, constantemente estás ocupado con algo y literalmente no hay tiempo para ir al baño. Aunque tu cuerpo lo necesita. A veces podemos “aguantar” el impulso de orinar y posponer nuestro viaje al baño por 3-4 horas camino a casa.

Esto puede suceder una o dos veces por semana, pero qué hacer si se convierte en algo habitual. Después de todo, hay personas que se sienten cómodas sólo en su propio baño y evitan cualquier baño público. Hay que advertirte que debes ser muy cuidadoso con tal hábito. Debido a esto, a largo plazo puedes ocasionar serios problemas de salud que debes conocer.

1. La temible infección

Nunca olvides que los riñones filtran la orina y el agua de todos los desechos que el cuerpo no necesita. Por lo tanto, en la vejiga, acumulamos un “montón” de todo tipo de desechos, ácidos y amoníaco, que pueden dañar gradualmente las paredes del tracto urinario y la vejiga misma.

Además, cada vez que vamos al baño, eliminamos bacterias que se han acumulado en la uretra. Así evitamos que esas bacterias entren en otras áreas donde pueden causar infecciones terribles. ¿Pero qué sucede en esos casos cuando por alguna razón no podemos ir al baño y tenemos que aguantarnos?

Entonces ocurre lo siguiente: estas bacterias están en el cuerpo durante periodos de tiempo más largos. Así aumenta el riesgo que se adhieran a las paredes de la vejiga o del tracto urinario. Si esto llega a suceder, causarán un evento tan desagradable y doloroso como la cistitis.

2. Aumento de la vejiga

Como regla general, la vejiga contiene de 150 a 200 ml de líquido (dependiendo de cada persona en particular). Cuando la vejiga se llena, los receptores se activan y el cerebro sabe que es hora de ir al baño. Luego, el cerebro activa una sensación de incomodidad e incluso dolor, de modo que inmediatamente vamos a vaciar nuestra vejiga.

¿Qué pasa si no lo hacemos? ¿Qué pasa si me aguanto las ganas de orinar por mucho tiempo? Si continuamos aguantando el deseo natural, acumularemos más líquido en el cuerpo, lo que empujará la pared de nuestra vejiga.

3. Cálculos renales

Pocas enfermedades son tan desagradables y dolorosas como el cólico renal. Algunas personas tienen más probabilidades de tener cálculos en los riñones que otras. Pero en la mayoría de los casos, la causa es precisamente la retención de orina durante mucho tiempo.

Si eres de los que caminan todo el día con la vejiga llena y sufres todo el tiempo hasta llegar a casa, debes saber que, además de la aparición de posibles infecciones, estás contribuyendo a que los riñones formen cristales pequeños.

Este “desecho”, cae fácilmente en los riñones y permanece allí, convirtiéndose gradualmente de pequeños cristales en piedras reales. La eliminación de estas piedras del cuerpo es muy dolorosa y causa mucho sufrimiento a una persona. Por esta razón, trata de visitar el baño cada vez que lo desees.

4. Reflujo de la vejiga y el uréter

Este es un problema muy serio que debes tener en cuenta y que puede deberse al hábito de orinar incorrectamente. Esta enfermedad se desarrolla cuando la orina, en lugar de ser eliminada del cuerpo después de haber estado en la vejiga, regresa a la uretra y los riñones. Causando así infecciones serias.

Esto es realmente muy grave, ya que además de posibles infecciones, puede causar daños graves en los riñones.

5. Malestar, calambres y fatiga

Aguantarte cuando quieres usar el baño es realmente muy dañino, no hagas de esto un hábito. Si tu cuerpo indica que es hora de ir al baño, es aconsejable no esperar más de 10-15 minutos. Después de este tiempo, el cerebro deja de enviarnos señales y luego pueden surgir graves consecuencias.

Sentirás hinchazón, además de acumulación de exceso de líquido y toxinas en el cuerpo, escalofrío y dolor en el área pélvica. En otras palabras, ya no sentirás la necesidad de ir al baño, pero te sentirás notablemente más cansado y lento.


DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here