Remedios caseros naturales para la rosácea facial

Si usted sufre de rosácea, es posible que pueda disfrutar de realizar estos remedios naturales alternativos con ingredientes que puedes tener en la cocina o conseguir fácilmente. La idea de que este tratamiento pueda funcionar puede parecer un bastante extraño, pero hay muchas personas que están recibiendo un alivio por estos medios naturales.

Remedios caseros para la rosácea

La rosácea es una enfermedad de la piel que no tiene cura conocida. Algunos han afirmado que hay cura para esta enfermedad, pero es más probable que ellos hayan sido capaces de controlar a un punto que es indetectable en el tiempo. Para la mayoría, sin embargo, la rosácea es un trastorno de la piel que no sólo es incurable, pero incluso el tratamiento de síntomas parece estar más allá de su alcance. Aquí hay algunos remedios caseros naturales que algunas personas han encontrado para reducirla.

 Remedios caseros naturales para la rosácea facial

Otro tratamiento utilizado para la rosácea es la hierba regaliz. Un estudio realizado en 1996 siguió a sesenta y dos pacientes con leve a moderada la rosácea facial. No hubo disminución significativa en el enrojecimiento en la semana cuatro y aún más en la semana ocho. Puede que no tenga el regaliz en su cocina, pero es fácil de encontrar en su tienda de comestibles.

Otro pequeño estudio que se dio a conocer en la academia de dermatología encontró que la crema de té verde podría ayudar a las personas a controlar sus síntomas de la rosácea. Las mujeres que utilizan cremas a base de té verde tuvieron una disminución en el número de bultos rojos y pústulas. Se requieren estudios independientes, ya que todas las personas que la padecen no tienen el mismo grado de gravedad.

Hay otros remedios más tradicionales caseros para la rosácea facial. Estos son: el áloe vera, bardana, manzanilla, aceite de oliva, zinc, escaramujos, selenio, el trébol rojo, vitamina B. Estas cremas se venden en perfumerías o todos los elementos para hacerlo en casa, pero no se venden las distintas preparaciones para cada tipo. No todas las personas tienen la misma química corporal y el nivel de gravedad de la enfermedad varia.

Hay muchas más opciones de tratamiento hoy que nunca. No se resigne a vivir en la miseria por siempre. La posibilidad de que los síntomas se pueden controlar no es un mero sueño o más allá de sus medios. Siempre consulte a su médico antes de comenzar cualquier tratamiento.


DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here