¿Cómo saber si soy intolerante a la lactosa? Aprende a reconocerlo

La  leche, y una cierta variedad de productos derivados de la misma, contienen un azúcar que se conoce como lactosa. Como todos los azúcares, el cuerpo humano debe procesarla durante la digestión, y para ello se sirve de una enzima llamada lactasa. Esta enzima debe ser producida por el cuerpo humano, como de hecho es producida durante la temprana infancia.

Pero en muchas personas se da el caso de que no producen lactasa, o dejan de producirla en alguna etapa de la niñez. Cuando eso ocurre, la lactosa pasa al colon, donde es digerida por los microorganismos allí presentes. Esto produce fermentación, con emisión de diversos gases que provocan otras tantas molestias, siendo las más frecuentes dolor abdominal, cólicos y flatulencias. En algunos casos puede haber náuseas y mareos. Este es el clásico cuadro conocido como intolerancia a la lactosa.

Las molestias que produce esta condición no revisten gravedad, con decir que esta intolerancia no está catalogada como enfermedad. Los malestares desaparecen en unas horas, y no se producen si no se ingiere leche. Muchas personas resuelven el problema eliminando de su dieta los productos que contengan o puedan contener lactosa. También recurren a productos etiquetados como “deslactosados”, que no son más que productos lácteos a los que se les añade lactasa para favorecer su digestión.

¿Cómo saber si soy intolerante a la lactosa?

Para saber si eres intolerante a la lactosa debes estar atento a los síntomas y señales, y luego deberás confirmar las sospechas mediante exámenes médicos. Presta atención a las explicaciones que te daremos a continuación y así podrás saber si eres intolerante a la lactosa.

Señales

La mayoría de los adultos puede tolerar bien el contenido de lactosa que hay en una taza de leche (250 ml), pudiendo exhibir los síntomas de intolerancia si bebe una cantidad mayor. Estos síntomas suelen ser flatulencias, dolor de abdomen y cólicos. En algunos casos pueden incluir diarrea, además de náuseas y vómitos.

Sin embargo, las personas que sufren de enfermedad celíaca, o de Mal de Crohn, pueden presentar los mismos síntomas, por lo que estos no son suficientes para dictaminar intolerancia a la lactosa. En el caso de los males antes mencionados, es necesario elaborar pruebas médicas que ayuden a dilucidar el panorama.

Pruebas médicas

Si los síntomas descritos aparecen en un adulto luego de media hora de haber ingerido más de un cuarto de litro de leche, es muy posible que se trate de intolerancia a la lactosa. Pero para estar verdaderamente seguros, existen algunas pruebas médicas que se pueden llevar a cabo:

Glucemia: Una medición del índice glucémico en la sangre, luego de tomas controladas de una bebida formulada que contiene lactosa, puede dar pistas sobre una posible condición de intolerancia. Pero no se considera una prueba concluyente, debido a que condiciones como la diabetes pueden interferir con el resultado.

Hidrógeno: Es una prueba que se considera más confiable, además de ser menos invasiva. Cuando hay intolerancia a la lactosa, se producen en el intestino diversos gases, siendo uno de ellos hidrógeno. Parte de este gas pasa a la sangre y es expulsado del cuerpo a través de la respiración. La prueba del hidrógeno mide la cantidad de este gas presente en el aliento antes y después de ingerir un preparado con lactosa.

Heces: Otra prueba que se puede efectuar es la de acidez en las heces, que se prefiere por ser más sencilla de llevar a cabo, sobre todo en los casos de niños muy pequeños.

Existen pruebas más sofisticadas, que requieren análisis genéticos o por medio de una biopsia, que se llevan a cabo en los casos estrictamente necesarios.

Es importante recalcar de nuevo que la intolerancia a la lactosa no es una enfermedad, ni una condición incapacitante, aunque pueda ser bastante incómoda. Quienes la sufren pueden optar entre prescindir de los lácteos, consumir productos formulados para paliar la intolerancia, u optar por un tratamiento de exposición progresiva a la lactosa, que en algunos casos puede hacer que la intolerancia se reduzca.


DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here