3 Síntomas reales del embarazo psicológico

Los síntomas reales del embarazo psicológico pueden ser idénticos a los de un embarazo corriente. Este tipo embarazo es en realidad fruto de la transformación del cuerpo de la mujer, motivado por la creencia de que está embarazada, ya sea por deseo o miedo de estar en ese estado.

La fuerza psicológica que tiene este trauma, considerado por algunos profesionales toda una enfermedad que debe tratarse como tal, llega a confundir tanto a la paciente como a los familiares y médicos que la atienden. No obstante, análisis en profundidad del cuerpo de la mujer pueden descartar sin duda alguna que se trate de un embarazo real.

Los síntomas reales del embarazo psicológico son impactantes

Sin embargo, de los síntomas del embarazo psicológico que más reales pueden aparentar ser, sin duda es el del falso positivo el más impactante. Se trata de una creencia de la mujer tan arraigada en el subconsciente, que las hormonas encargadas del desarrollo embrionario se ponen en marcha, ofreciendo así un positivo en los tests de embarazo vendidos en farmacias. Posteriormente un análisis mediante ecografía puede descartar sin problemas el resultado de la prueba anterior.

1) De entre los síntomas reales del embarazo psicológico más comunes está el retraso de la menstruación, principal razón por la que la mujer se cree estar embarazada. Incluso tras la identificación del problema, el retraso puede persistir hasta la resolución del mismo. En otras ocasiones, el embarazo psicológico aparece aunque se haya tenido la regla o incluso durante el transcurso de ésta. En casos de crisis psicológica, la paciente ni siquiera reconoce la regla como una menstruación normal.

2) Los sentidos son los primeros en notar el cambio físico de la mujer, motivado por la confusión psicológica presente. De esta forma, el olfato y el gusto pueden cambiar drásticamente o desarrollarse más que antes. Se trata tan sólo de un cambio funcional que el propio cerebro fuerza creyendo que es algo lógico como parte del proceso del embarazo.

3) También las glándulas mamarias podrían verse afectadas por un embarazo inexistente. No sólo sufren endurecimiento y crecimiento, sino que pueden incluso mostrar signos claros de lactancia, lo que viene motivado por un cambio corporal tan acelerado como indebido y que debe tratarse médicamente lo antes posible, para evitar posibles traumas futuros o incluso deterioro físico de la paciente para un posterior embarazo real.

Lo más importante ante este tipo de síntomas es asumir que son forzados y no consecuencia de un desarrollo normal, dado que no se está desarrollando nada. El tratamiento médico y psicológico junto con el apoyo de amigos y familiares será vital para la mejoría de la mujer afectada.


DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here