Te preguntas, ¿cómo saber si tengo lombrices o parásitos? Aquí te contamos

Muchas veces nos preguntamos cómo saber si tengo lombrices o parásitos en el cuerpo, cuando tenemos la salud seriamente afectada. El problema del parasitismo es que está subestimado, y no hay acción por parte de la medicina preventiva como quisiéramos. Las personas tienden a hacer caso omiso de las señales hasta que los parásitos afectan el estado de salud normal.

Para reconocer al parásito a tiempo y deshacerse de él con éxito, debes conocer los principales signos de su presencia en el cuerpo.

Los huéspedes no deseados

Los parásitos son formas diversas de vida que sobreviven a expensas del organismo huésped. En los humanos, los parásitos pueden vivir en la superficie de la piel, afectar las membranas mucosas, los órganos internos y las células, alimentarse de los tejidos y la sangre. Consumen sustancias útiles provenientes de los alimentos, mientras envenenan constantemente al cuerpo humano con los productos de su actividad vital.

En el cuerpo humano podemos identificar dos tipos de parásitos:

  • Endoparásitos: Son organismos que viven dentro del huésped. Estos son helmintos (gusanos), lamblia, toxoplasma, echinococcus, protozoos parásitos y otros organismos. Esta categoría también incluye virus, hongos y bacterias.
  • Ectoparásitos: Viven en la superficie del cuerpo, en el medio ambiente y se alimentan de sangre y células de tejidos humanos. Los más comunes son piojos, chinches, garrapatas, pulgas, así como insectos dípteros (mosquitos, tábanos, moscas).

Determinar la infección por ectoparásitos es bastante simple, ya que su actividad a menudo se caracteriza por síntomas pronunciados:

  • Picazón
  • Erupción
  • Ardor
  • Enrojecimiento
  • Dolor en el lugar de la picadura
  • Presencia de una herida visible de la mordida o penetración

El diagnóstico de la presencia de parásitos en el cuerpo humano se realiza mediante la identificación visual o microscópica.

La detección de endoparásitos es mucho más difícil, porque en el proceso de evolución, aprendieron a realizar un trabajo destructivo en el cuerpo del huésped, prácticamente sin manifestarse. Especialmente los helmintos pueden jactarse de esta habilidad. Desde el momento de la infección hasta la aparición de los síntomas, pueden pasar varios meses o muchos años.

Entonces, ¿cómo saber si tengo lombrices o parásitos? ¿qué debería buscar?

Manifestaciones externas de infección

La mayoría de los parásitos tienen un ciclo de vida prolongado y se multiplican activamente en el cuerpo del huésped. En este transcurso causan enfermedades caracterizadas por un curso recurrente y crónico.

Las manifestaciones externas de la infección del parásito incluyen una variedad de reacciones alérgicas como:

  • Erupción
  • Picazón
  • Urticaria
  • Inflamación del angioedema
  • Fiebre

El grado de alergia depende del lugar de la localización del parásito en el organismo. También de su contacto con los tejidos y los órganos, así como la cantidad de toxinas que liberan.

Otros síntomas que se deben tener en cuenta son:

  • Disturbios en el tracto digestivo (vómitos, náuseas, eructos, indigestión, babeo).
  • Lesiones cutáneas (eczema, úlceras, dermatitis, papilomas, acné).
  • Piel pálida y membranas mucosas.
  • Problemas cosmetológicos (fragilidad de las uñas, sección transversal de las puntas del cabello, seborrea, sequedad excesiva de la piel, pérdida de cabello, arrugas tempranas).
  • Cambios de peso. Hay una disminución en el peso corporal debido a la falta de nutrientes y una disminución del apetito. Puede haber obesidad debido al debilitamiento general del cuerpo y los trastornos metabólicos, además del antojo de dulces.
  • El síndrome de fatiga crónica. Que se manifiesta por fatiga general, somnolencia, insomnio, debilidad, disminución de la concentración y deterioro de la memoria.
  • Dolores de cabeza persistentes causados ​​por la intoxicación del cuerpo.
  • Bruxismo (rechinar los dientes en un sueño). Este síntoma es más pronunciado en los niños.
  • Hinchazón de extremidades.
  • Tos periódica en ausencia de otros síntomas.
  • Dolor en músculos y articulaciones de etiología poco clara.
  • Trastornos nerviosos. A menudo, los parásitos se convierten en la causa de la depresión, el estado nervioso, la ansiedad y la irritación.

¿Cómo saber si tengo lombrices o parásitos?

Es igualmente importante conocer los signos obvios de los helmintos en el cuerpo:

  • Prurito o comezón en la región del perineo y el ano.
  • Trastornos en el trabajo de los intestinos: estreñimiento, diarrea, hinchazón, flatulencia, espasmos, síndrome del intestino irritable, heces grasas, cambio de color de las heces. Los gusanos en el cuerpo humano pueden alcanzar tamaños significativos. Por lo tanto, pueden bloquear físicamente el progreso de las heces, e interrumpir el trabajo de otros órganos.
  • Detección visual de helmintos en los pliegues del ano.
  • Presencia de invasión helmíntica en masas de vómito.

Los síntomas de helmintos se pueden observar en todos los miembros de la familia, lo que facilita enormemente el diagnóstico.

 


DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here