¿Tienes la GGT baja? Averigua por qué y qué hacer para subirla.

La gamma-glutamil transferasa o gamma-glutamil transpeptidasa, mejor conocida como GGT, es una enzima que es sintetizada en el hígado, aunque también se puede localizar en otros órganos como el páncreas, los riñones, el bazo, el corazón y hasta en el cerebro, sin embargo, su concentración en estos órganos es mucho menor. A continuación conoceremos por qué podemos llegar a tener unos valores de GGT baja, además der sus implicaciones en nuestra salud y las recomendaciones para lograr restablecerla a sus niveles normales.

Dicha enzima es importante para ciertos procesos, ejerciendo como función principal formar un antioxidante de las células conocido como glutatión, este es clave para eliminar las sustancias tóxicas producidas en el organismo, regula el sistema inmunitario, repara el tejido celular dañado y protege el ADN de cualquier anomalía.

Los problemas de la GGT ocurren cuando su concentración aumenta, generando complicaciones graves. Por otro lado, la concentración de GGT también puede bajar, en este caso, dependemos de la interpretación de los resultados para así estar seguros de la gravedad del asunto.

Conoce por qué podemos tener una concentración de GGT baja en nuestro organismo

Para diagnosticar que tenemos la GGT baja necesitamos de un análisis de perfil hepático. Estos resultados deben ser analizados por un especialista, sin embargo, podemos adelantarte que los niveles normales son, para los hombres entre 8 y 36 Ul/L, mientras que para las mujeres los valores se encuentran entre 8 y 61Ul/L.

La principal causa de tener la GGT baja puede deberse a algún fármaco que estás consumiendo, por lo que para evitar esta situación se debe dejar de consumir los fármacos unos días antes de realizar el examen.

Cualquier anomalía en los valores de GGT en el organismo se asocia al funcionamiento del hígado directamente, pero al tener los niveles de GGT baja, por lo general no se teme que haya trastornos en el hígado, ya que las probabilidades de padecer un trastorno de este tipo basado únicamente en un nivel bajo de GGT es bastante escaso.

Para obtener una lectura más acertada, los niveles de GGT se comparan con el de otras enzimas, como por ejemplo la fosfatasa alcalina, y así determinar si la disminución de GGT va acompañada de un aumento de la enzima fosfatasa alcalina, con lo cual se pudiera pensar que se tiene alguna patología en los huesos.

Acciones a tomar frente a una GGT baja

Lo primero es conseguir un buen diagnóstico de médicos especialistas, sólo ellos podrán ofrecerte información detallada acerca de las consecuencias de tener baja concentración de GGT y a qué se puede deber. Para subir la concentración de GGT no existe un tratamiento específico, esto debido a que generalmente no representa un peligro para la salud, a diferencia cuando esta enzima sube, sobrepasando los niveles de referencia.

Como ya te comentábamos, esta bajada repentina de la enzima GGT la puede causar el consumo de algunos medicamentos, pastillas anticonceptivas, medicamentos a base de estrógenos y medicinas con cloribrato, muy usados para bajar de peso. Por lo tanto, una medida que puede tomar el médico es controlar o modificar alguno de estos tratamientos a fin de mejorar esos niveles de GGT, para esto también puede ameritar de un estudio específico.

No existe tratamiento específico para tratar la GGT baja, y a modo de subirla se atacan los problemas que se presumen están ocasionando la situación. Con un tratamiento secundario hará que la GGT vuelva a sus niveles normales.

Recuerda siempre visitar a tu médico de confianza ante cualquier duda que tengas, y nunca te automediques.


DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here