Los nódulos en la tiroides son una protuberancia que está localizada en la zona de la tiroides y por lo general es benigna. Su presencia es muy natural, sobre todo en las mujeres.

En la mayoría de los casos no provoca síntoma alguno, es entonces que son raras las veces en que se notan ciertas molestias. Asimismo, éstas se pueden descubrir por la disfunción de la glándula de la tiroides.

Este nódulo puede asociarse por una secreción de hormonas tiroideas, o también por el contrario, es decir, secretar una cantidad excesiva de hormonas.

La presencia de los nódulos puede ser descubierta durante una exploración clínica. Una ecografía expone a estos pequeños nódulos que no son apreciados por ninguna palpación, y se sirve de una guía de citopunción.

De acuerdo sea el caso, se practica un análisis hormonal con el que se determina la TSh, una hormona que estimula la tiroides. Es esta técnica la que permite captar la sustancia especifica de la glándula, además de medir la actividad de la misma y determinar qué tipo de nódulos se tiene.

 

Todo sobre los nódulos en la tiroides

Causas de los nódulos en la tiroides

Los nódulos tiroideos son neoplasias de las células en la glándula, estos pueden ser cancerosos o no, además de estar llenos de líquidos, o estar produciendo tiroideas calientes o frías. Además, surge la causa de que puedan aparecer en mayor cantidad pasado el tiempo.

Son pocos los nódulos tiroideos que se deben a un cáncer de tiroides, este tiene mayor probabilidad si es que la persona tiene un nódulo adherido a estructuras cercanas, antecedentes familiares con cáncer de tiroides, ser mayor de 20 años, tener antecedentes de exposición a la radiación en el cuello o la cabeza y ser del género masculino.

No siempre se encuentran unas causas específicas del por qué aparecen los nódulos en las tiroides, pero pueden abarcar una deficiencia de yodo dentro de la alimentación o la enfermedad de Hashimoto.

Nódulos en la tiroidesTratamiento de los nódulos en la tiroides

Dependiendo del tipo de nódulo que el paciente tenga, es decir, caliente o frío, o del carácter benigno o canceroso, y también asociado a su volumen, tendrá un tratamiento diferente.

  • Nódulo frío
    La escisión quirúrgica en este caso va a depender de su carácter benigno o canceroso. Cuando se trata del benigno se debe de ir controlando periódicamente, si es que genera molestias o aumenta de tamaño puede ocurrir un riesgo de cáncer, lo que indicará un escisión quirúrgica.
  • Nódulo caliente
    En este caso habrá una radioterapia metabólica luego de que haya sido tratado con la ingesta de ciertos medicamentos para reducirlo.

 

Recomendaciones

Será necesario acudir con el medico si es que observa una protuberancia o alguna masa en la parte del cuello, además de experimentar los síntomas de los nódulos de la tiroides. Si es que se ha estado expuesto a la radiación en las áreas del rostro y cuello, también se debe de consultar con el médico. En ese caso se tendrá que realizar una ecografía del cuello para buscar los nódulos tiroideos.


DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here