Turismo en Cafayate: la ruta del vino del noroeste argentino

Cafayate pertenece a la provincia de Salta, al noroeste de la República Argentina. Se trata de un valle vitivinícola en altura, único en la provincia, a lo largo del cual se desarrolla la ruta del vino. Los vinos producidos en Cafayate pertenecen en su mayor parte a la variedad Torrontés (vino blanco semidulce), aunque también los hay en menor medida Tannat (una variedad de uva negra que sólo es posible cultivar en este lugar de Argentina, con un sabor dulce suave).

Llegar a Cafayate desde la capital de Salta implica atravesar una ruta sinuosa de precipicio, donde el color terracota intenso domina. A medida que se avanza por ésta, se pueden encontrar diversas formaciones naturales en roca, como por ejemplo Los Castillos, Las Ventanas o El Sapo. Si se va en automóvil, una foto en cada una de ellas es parada obligatoria. Dato de un viajante a otro: hay carteles que indican qué formación es la que se observa, por lo que es sencillo de identificarlas.

La plaza de Cafayate define el centro del poblado. A su alrededor se alza la iglesia, el único  banco del lugar, el edificio de gobierno local y los locales gastronómicos de la zona. La ciudad de Cafayate es bastante singular: hay pequeños viñedos en los jardines de las casas particulares, cuyas uvas luego serán vendidas a las bodegas que también se alojan dentro del casco urbano. No obstante, Cafayate también cuenta con bodegas con viñedos propios, algunas extensas y reconocidas a nivel mundial. La mayor parte de la producción vitivinícola se exporta principalmente a países de sudamérica.

Las visitas guiadas por las bodegas son un sello de Cafayate. Si bien la mayoría de las bodegas cobra una tarifa por las mismas, algunas, como por ejemplo Vasija Secreta, la bodega más antigua de Cafayate, fundada en 1857, realizan visitas gratuitas (con explicación del enólogo a cargo y la degustación).

Si bien las artesanías en cerámica son populares y muy económicas, el vino es el recuerdo más tradicional de Cafayate, y es por el que optan la mayoría de los turistas al visitar el pueblo. Si éste fuera el caso, es recomendable adquirir el vino directamente en la bodega, dado que el precio es mucho menor respecto de los almacenes de vinos.


DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here