Turismo en Humahuaca, en el extremo noroeste de Argentina

Humahuaca está situado en la provincia de Jujuy, en el extremo noroeste de Argentina. Su paisaje se corresponde a una zona árida, con cardones (un tipo de cactus) como principales representantes de la escasa vegetación.

Es una de las ciudades más antiguas del país, fundada en 1594, que miles de turistas visitan cada año en busca de sensaciones únicas.

El centro de Humahuaca nos acoge con gastronomía típica, donde los tamales (platillo hecho a base maíz y luego envuelto con hojas de vegetales) son los protagonistas. Los restaurantes son varios. Todos ellos tienen como característica en común su calidez: cuando se ingresa a uno, se puede sentir el calor del hogar que remonta a la época de la colonia.

La ciudad de Humahuaca cuenta con una pintoresca plaza rodeada de un casco histórico muy bien conservado. Allí se desarrolla una feria permanente de artesanos lugareños que ofrecen sus obras a los visitantes. Entre los productos más destacados de la feria podemos encontrar instrumentos musicales ancestrales como ocarinas (instrumento precolombino de viento hecho en cerámica), charangos (de cuerdas, similar a una guitarra en miniatura), sicus (instrumento de viento hecho de tubos de caña), y quenas (flautas de caña).

Los hospedajes en Humahuaca son, en su mayoría, hostales. Hay muy pocos hoteles, por lo que es recomendable reservar habitación antes de llegar al lugar.

Los habitantes de Humahuaca merecen un apartado especial: los hay descendientes de pueblos aborígenes, y aquellos que huyeron de las grandes ciudades, encontrando un refugio de paz lejos de los sonidos de las urbes. Cuando se llega a Humahuaca por primera vez, sin dudas la atención se posa en las madres que cargan a sus pequeños hijos sobre sus espaldas, contenidos dentro de una especie de manta que se envuelve alrededor de las mujeres. La tranquilidad que emana de los residentes es suficiente para desacelerar el ritmo que acompaña a los citadinos.

Entre los principales atractivos de la zona se destacan el Cerro de los 14 colores, también conocido como El Hornocal y la Quebrada de Humahuaca, que fue declarada Patrimonio Natural y Cultural de la Humanidad por la UNESCO en julio de 2003.

El Hornocal se ubica a unos 24 kilómetros del casco urbano. Allí se puede apreciar la majestuosidad del cerro que ofrece un espectáculo de color. Para disfrutarlo en plenitud, es recomendable asistir por la mañana, dado que el sol ilumina sus paredes de tal forma que los diferentes tintes se muestran por completo.

La Quebrada de Humahuaca tiene 170 kilómetros de largo aproximadamente, y Humahuaca se encuentra en su centro. Es decir que, al llegar por la ruta nacional 9 que nos lleva a Humahuaca, estamos atravesando la quebrada. La inmensidad del terreno nos hace sentir contenidos entre montañas.


DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here